Porlamar
18 de junio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Henrique y Leopoldo
Los temores que algunos expresan sobre una posible ruptura de la unidad como consecuencia de estos reacomodos en el seno de la oposición.
Manuel Narváez narvaezchacon@gmail.com

6 Feb, 2014 | En los últimos días Leopoldo López ha intensificado acciones para impulsar su objetivo declarado de propiciar la salida anticipada del presidente Maduro. En ese empeño produce artículos de opinión, ofrece entrevistas, se multiplica en la Red, anima la celebración de asambleas de ciudadanos. Estas acciones han hecho aflorar diferencias con el enfoque y el estilo de Henrique Capriles, que han tomado cuerpo en expresiones críticas, algunas de ellas muy desconsideradas.

Personalmente creo que la estrategia correcta es la que encarna Henrique: cambiar el gobierno por vía democrática y electoral, sin propiciar atajos, por constitucionales que éstos sean; pero sin descuidar la preparación para actuar en eventuales escenarios de crisis de gobernabilidad. Sin embargo, también creo que Leopoldo está en su pleno derecho de defender y desarrollar su punto de vista.

Además, esta confrontación de dos visiones y de dos estilos distintos, lejos de perjudicar a la oposición democrática, le inyectará dinamismo y la fortalecerá. Los dos líderes harán su mejor empeño por alcanzar la supremacía y nadie en la oposición podrá quedar indiferente. El enfrentamiento se dirimirá democráticamente en las primarias del primer cuatrimestre del próximo año.

Los temores que algunos expresan sobre una posible ruptura de la unidad como consecuencia de estos reacomodos en el seno de la oposición, son totalmente infundados. En nuestro país la unidad de la oposición no es una opción que dependa de la voluntad de la dirigencia política, sino una condición ineluctable que emana del escrutinio mayoritario impuesto por la Ley de Procesos Electorales y de la extrema polarización propiciada por el chavismo.

Mientras tanto, la agresividad confrontacional de Leopoldo seguirá irritando la corta paciencia de un gobierno cada vez más militarista y autocrático (hasta los Guaiqueríes son ahora verde oliva). Es un juego muy riesgoso; hoy en Margarita, Giuseppe y sus compañeros pagan los costos. Para ellos mi total solidaridad.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES