• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
19 de octubre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






"Terrorismo pacífico o paz violenta"
Obstinan con lo de lo maluco del régimen castro-comunista y hasta se conduelen de los pobres habitantes de esa isla, pero agreden e insultan a esos mismos pobrecitos cubanos, tal como lo hicieron con los peloteros en el hotel Venetur.
José Rodríguez Suniaga cheitocarobo@hotmail.com

28 Feb, 2014 | Nos comentaba Doña Elodia que a propósito de los últimos acontecimientos que se vienen produciendo en nuestra patria y donde Nueva Esparta no escapa de ser su expresión, le vino a su memoria los viejos parques de diversión que ocasionalmente visitaban su pueblo; muy especialmente "los carritos chocones". Ello, por la similitud de esos carritos con el alocado comportamiento de una porción del oposicionismo venezolano.

El funcionamiento de esos famosos carritos se limitaba a echar para adelante, echar para atrás y finalmente cumplir con su cometido de chocar. Igualmente, este disociado grupo opositor, primero dice una cosa, luego expresa todo lo contrario para obligatoriamente terminar chocando con una realidad inocultable: son fascistas, criminales, traidores de la patria, enemigos del resto de los venezolanos y lo más peligroso, son terroristas.

Obstinan con lo de lo maluco del régimen castro-comunista y hasta se conduelen de los pobres habitantes de esa isla, pero agreden e insultan a esos mismos pobrecitos cubanos, tal como lo hicieron con los peloteros en el hotel Venetur. Se hacen llamar estudiantes, cuando cometen terrorismo manifiestan que no son ellos sino infiltrados de las bandas chavistas, pero al ser detenidos por las fuerzas de seguridad del Estado, inmediatamente arrecian las protestas pidiendo la libertad para los supuestos infiltrados que ahora vuelven a ser estudiantes. Los niños de papi y mami y los más violentos, los que ansían ser como ellos, marchan muy ordenadamente a su manifestación "pacíficamente violenta" (?) y llevan en su morral pétalos de miguelitos y bombas molotov, rosarios de guayas y alambres, libros de piedras, hierros, pelotas de golf y granadas.

En sus protestas piden libertad y respeto para sus derechos, pero gritan lo que les da la gana y hasta amenazan de muerte al presidente, igualmente cierran las vías y privan de sus derechos a la gran mayoría de los venezolanos.

Los niños y niñas de la plástica sociedad acompañados de sus progenitores protestan ique por la situación económica del país, pero resulta que con lo que cuestan las franelas, bermudas, zapatos, gorras, morrales y máscaras que llevan puestos en sus "pacíficos arrebatos de paz", se le puede comprar ropa digna a los más necesitados de los barrios caraqueños o de los municipios Maneiro y Mariño que tanto lo necesitan.

Se llenan sus bocotas pregonando un amor por la patria, pero la destruyen, arrasando a su paso con plazas, parques, centros de salud, escuelas, unidades de transporte público, organismos oficiales, bienes de propiedad del Estado, propiedades privadas, instituciones bancarias y todo lo que se les antoja. ¡Qué manera de amar! Todos tenemos derecho de ser chavista u opositor, esto es democracia, pero a lo que nadie tiene derecho y menos considerarse democrático es acabar con el país con prácticas de "terrorismo pacifico o paz violenta", como desquiciadamente denominan sus acciones criminales y cobardes. Por ahora está bueno, hasta el próximo Zaperoco.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES