• 03:53am  La mejor versión de Rubio se topa con la figura de Leonard; gana Juancho

  • 03:43am  Parlamento turco comienza segunda ronda de votos sobre reforma constitucional

  • 03:41am  Árabe israelí muerto y varios policías israelíes heridos durante demolición

  • 03:37am  Alibaba comienza a subastar por internet barcos internacionales confiscados

  • 03:33am  Sorana Cirstea despide a Carla Suárez en Melbourne

  • 03:30am  Assange califica a Manning de heroína y pide el fin de guerra a editores

  • 03:27am  Un general muerto y ocho heridos por explosión en un túnel cerca de Damasco

  • 03:19am  Corea del Norte abrirá escuelas de fútbol en todo el país

  • 03:15am  Rusia prorroga el permiso de residencia a Snowden por dos años

  • 03:11am  Miércoles 18 de enero de 2017

  • 03:03am  Efemérides del 19 de enero

  • 03:01am  Juancho Hernangómez: La NBA es lo mejor que me ha pasado en la vida

  • 02:59am  El atacante de Nochevieja planeó una masacre en la céntrica plaza de Taksim

  • 02:59am  CRÓNICAS INTERNACIONALES

  • 02:58am  El crudo Brent sube hasta 55,66 dólares




Porlamar
18 de enero de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 23°C






"Rebusque" urbano con sabor a mango
La cantidad de transeúntes que se desplazan a diario por la ciudad marinera, hacen de Porlamar zona comercial de interés no sólo para el puerto libre, sino para vender una gama de productos en la economía informal.
Yanet Escalona

Foto: STEPHANY OLDAN

Teresa Luces - Vendedor de mango. / Foto: STEPHANY OLDAN

22 May, 2014 | A excepción de la madrugada, y las altas horas de la noche, el resto del día Porlamar transpira movimiento, ruidos, encuentros y desencuentros. El constante paso de transeúntes y conductores hace a esta clientela atractiva no sólo para quienes le ofrecen mercancía importada del puerto libre, sino también de aquellos que se "rebuscan" con una gama de productos.

Teresa Luces ha mantenido a sus cuatro hijos a fuerza de la economía informal. Principalmente vende mango verde, picado y empaquetado en unas bolsas transparentes. Para dar mayor confianza se coloca un guante a la hora de picarlos y ofrecerlos al público con su sello "El original", refrendado en un cartel color verde fosforecente. Y es que la competencia crece alrededor.

Está residenciada desde hace 30 años en la urbanización Valle Verde, municipio García. Llegó a la Isla procedente de Caracas, porque a su mamá le habían asignado una vivienda en esos bloques. Estudió la primaria en la escuela de Villa Rosa, y alcanzó a duras penas el primer año de bachillerato. La necesidad la llevó a trabajar desde muchacha, relata "La Flaca", como le dicen.

Aun cuando vende collares "rasta" (rastafaris) junto a su esposo, pulseras de las solicitadas por los santeros, porta celulares tejidos por ella misma, entre otras artesanías, la principal fuente de ingresos proviene de los mangos verdes. "Los compro en las casas de gente a las que se los encargo. Ellos me avisan cuando están cargadas las matas y me venden por sacos", indica.

La mercancía, la guarda en casa de un señor que le cobra Bs 30 diarios, aparte de los 100 bolívares que paga en el taxi. En un carrito tipo supermercado, rueda con sus mangos y se coloca cerca de la plaza. El aderezo lo elige el cliente según su gusto sea adobo, sal o vinagre. Otros lo llevan al natural y lo comen a su paso. En otros países, el chile o picante forma parte de la oferta para darle mayor sazón.

Luces llega a Porlamar a las 11:00 a.m. y regresa a las 6:00 p.m. Considera que ofrece su

Foto: STEPHANY OLDAN

Mango Espagueti. / Foto: STEPHANY OLDAN

mango a precio justo, y rechaza a quienes revenden artículos de la dieta básica. Por ello coloca un cartel encima del carrito en contra de los acaparadores y usureros.

"No crea que trabajar en la calle es fácil, pero aquí estamos", afirma. "La Alcaldía nos ha querido sacar, pero tenemos un Amparo judicial, a favor de los trabajadores informales".

Esta vendedora no niega su condición de "revolucionaria" y afirma que extraña mucho a Hugo Chávez. "Era como un padre, un sabio... por aquí lo vi pasar (calle Igualdad) y casi me desmayo", recuerda. En medio de los avatares no se queja. Más bien sigue a la espera de una vivienda, para dejar de vivir arrimada.

Modalidad "Espagueti"

En otra cuadra hay nuevas opciones. Con una máquina pequeña, en vez de pelar naranjas, la adaptan para que el mango salga en tiras que luego colocan en vasos pequeños.

Ni a la boloñesa, ni a la napolitana. En este caso simula una "espaguetada" hecha con este producto tropical. Cada vaso contentivo del mango verde en tiras, es vendido a Bs 20.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Playa el Agua | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES