• 03:59am  El G7 retoma sus reuniones sin May y con el reto de pactar un comunicado

  • 03:59am  5-0. Víctor Vázquez consigue doblete en goleada del Toronto FC

  • 03:58am  La sorprendente recuperación de los bosques vietnamitas

  • 03:57am  Bollywood ayuda a tender puentes entre la India y su vieja rival, China

  • 03:55am  La UE pide llevar ante la Justicia a los responsables del atentado en Egipto

  • 03:48am  Mario Mola: En un futuro próximo no me planteo hacer el Ironman

  • 03:45am  Trump se irá de Taormina sin ofrecer rueda de prensa cuando termine el G7

  • 03:38am  Los moscovitas reanudan protestas contra demolición de viviendas soviéticas

  • 03:37am  Míchel Salgado: La final de Cardiff está al 50 por ciento

  • 03:36am  Los presos palestinos suspenden la huelga de hambre tras 40 días de ayuno

  • 03:35am  Al menos 18 muertos y 6 heridos en atentado en sureste de Afganistán

  • 03:32am  El papa viaja a Génova y mantiene encuentro con trabajadores de siderúrgica

  • 03:30am  Sábado, 27 de mayo de 2017 (08.00 GMT)

  • 03:25am  Una enigmática roca redonda en Bosnia se convierte en un imán para turistas

  • 03:22am  Antiguas estrellas presentan la World Legend Cup, el mundial de veteranos




Porlamar
27 de mayo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Ratón nacional
Las cenas navideñas se hicieron con medias hallaquitas, cucharaditas de ensalada de pollo y traslúcidas rueditas de pan de jamón. No hubo pernil, los de Bernal, anunciados y prometidos como los billetes del cono, nunca aparecieron; fueron devorados y digeridos en los cuarteles y en las UBCH. De uvas, nueces, turrones y panetones; el triste recuerdo.
Manuel Narváez narvaezchacon@gmail.com

5 Ene, 2017 | En las fiestas navideñas y de fin de año no hubo ratones. En abierto contraste con lo que sucedía tradicionalmente por esas fechas, apenas corretearon unos pocos e inocuos ratoncitos. La escasez y los precios inalcanzables extendieron el austero manto gris de la pobreza sobre las celebraciones decembrinas.

Las cenas navideñas se hicieron con medias hallaquitas, cucharaditas de ensalada de pollo y traslúcidas rueditas de pan de jamón. No hubo pernil, los de Bernal, anunciados y prometidos como los billetes del cono, nunca aparecieron; fueron devorados y digeridos en los cuarteles y en las UBCH. De uvas, nueces, turrones y panetones; el triste recuerdo.

El empeño de Ernesto Villegas en correr la arruga con un desangelado “prendan la luz que es diciembre”, no pudo con la oscurana: la pólvora de la pirotecnia permaneció silenciosa y las lucecitas intermitentes se quedaron pegadas en off; donde fue necesario, Corpoelec completó el apagón. Para más remate, un atorrante sound track, el Jojojojó de Nicolás, escarnecía una y otra vez en cadena nacional.

En ese ambiente lúgubre, y a pesar de la conmovedora solidaridad de Pajarito y Palo Fino, resultó difícil entusiasmarse para echarse palos. Por eso no hubo muchos ratones etílicos. En su lugar padecemos un gigantesco ratón nacional. Nos duelen los huesos por tantas ilusiones perdidas, sentimos vértigo ante la pobreza que acelera el paso, nos causa náusea el desenfreno y la impudicia del Presidente de la República, nos atormenta la sensación de un caótico fin de fiesta.

Hay que hidratarse con dosis reforzadas de coraje cívico y corresponsabilidad ciudadana para superar el ratón y empujar vigorosamente para que este gobierno despótico deje de obstruir las salidas electorales. Resulta muy doloroso imaginar siquiera, otra Navidad como esa de 2016.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES