• 09:47pm  Muriel reconoce que será difícil que juegue ante Ecuador por lesión muscular

  • 09:46pm  Sube de tono cruce de acusaciones entre obispo mexicano y gobierno de Morelos

  • 09:46pm  Grandes países de América exigen comicios a Maduro y liberar presos políticos

  • 09:41pm  Un mexicano deportado seis veces es declarado culpable de asesinato en EEUU

  • 09:36pm  Alcaldes de Lima no usan fondos para emergencia por temor a la Contraloría

  • 09:36pm  1-0. Un gol de Messi pone a Argentina en la zona de clasificación directa

  • 09:35pm  Guatemala espera concluir política de protección a defensores de DDHH en 2017

  • 09:34pm  Techint anuncia millonaria inversión en gasífera argentina de Vaca Muerta

  • 09:31pm  Trump da un ultimátum a los republicanos tras revés con el plan de salud

  • 09:30pm  Brasil saca 7 puntos a Uruguay y pisa territorio ruso

  • 09:27pm  Renuncia el gerente de la empresa eléctrica de Panamá tras apagones

  • 09:25pm  Resultados de la decimotercera jornada de las eliminatorias sudamericanas

  • 09:24pm  2-1. Victoria de Paraguay sobre Ecuador lo mete en la pelea por clasificación

  • 09:24pm  Diputado venezolano dice existe mafia de la harina que extorsiona panaderos

  • 09:23pm  Venezuela rechaza versiones por incidente con Colombia por patrulla militar




Porlamar
23 de marzo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Ratón nacional
Las cenas navideñas se hicieron con medias hallaquitas, cucharaditas de ensalada de pollo y traslúcidas rueditas de pan de jamón. No hubo pernil, los de Bernal, anunciados y prometidos como los billetes del cono, nunca aparecieron; fueron devorados y digeridos en los cuarteles y en las UBCH. De uvas, nueces, turrones y panetones; el triste recuerdo.
Manuel Narváez narvaezchacon@gmail.com

5 Ene, 2017 | En las fiestas navideñas y de fin de año no hubo ratones. En abierto contraste con lo que sucedía tradicionalmente por esas fechas, apenas corretearon unos pocos e inocuos ratoncitos. La escasez y los precios inalcanzables extendieron el austero manto gris de la pobreza sobre las celebraciones decembrinas.

Las cenas navideñas se hicieron con medias hallaquitas, cucharaditas de ensalada de pollo y traslúcidas rueditas de pan de jamón. No hubo pernil, los de Bernal, anunciados y prometidos como los billetes del cono, nunca aparecieron; fueron devorados y digeridos en los cuarteles y en las UBCH. De uvas, nueces, turrones y panetones; el triste recuerdo.

El empeño de Ernesto Villegas en correr la arruga con un desangelado “prendan la luz que es diciembre”, no pudo con la oscurana: la pólvora de la pirotecnia permaneció silenciosa y las lucecitas intermitentes se quedaron pegadas en off; donde fue necesario, Corpoelec completó el apagón. Para más remate, un atorrante sound track, el Jojojojó de Nicolás, escarnecía una y otra vez en cadena nacional.

En ese ambiente lúgubre, y a pesar de la conmovedora solidaridad de Pajarito y Palo Fino, resultó difícil entusiasmarse para echarse palos. Por eso no hubo muchos ratones etílicos. En su lugar padecemos un gigantesco ratón nacional. Nos duelen los huesos por tantas ilusiones perdidas, sentimos vértigo ante la pobreza que acelera el paso, nos causa náusea el desenfreno y la impudicia del Presidente de la República, nos atormenta la sensación de un caótico fin de fiesta.

Hay que hidratarse con dosis reforzadas de coraje cívico y corresponsabilidad ciudadana para superar el ratón y empujar vigorosamente para que este gobierno despótico deje de obstruir las salidas electorales. Resulta muy doloroso imaginar siquiera, otra Navidad como esa de 2016.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Clasificados | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES