• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
22 de noviembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Ratón nacional
Las cenas navideñas se hicieron con medias hallaquitas, cucharaditas de ensalada de pollo y traslúcidas rueditas de pan de jamón. No hubo pernil, los de Bernal, anunciados y prometidos como los billetes del cono, nunca aparecieron; fueron devorados y digeridos en los cuarteles y en las UBCH. De uvas, nueces, turrones y panetones; el triste recuerdo.
Manuel Narváez narvaezchacon@gmail.com

5 Ene, 2017 | En las fiestas navideñas y de fin de año no hubo ratones. En abierto contraste con lo que sucedía tradicionalmente por esas fechas, apenas corretearon unos pocos e inocuos ratoncitos. La escasez y los precios inalcanzables extendieron el austero manto gris de la pobreza sobre las celebraciones decembrinas.

Las cenas navideñas se hicieron con medias hallaquitas, cucharaditas de ensalada de pollo y traslúcidas rueditas de pan de jamón. No hubo pernil, los de Bernal, anunciados y prometidos como los billetes del cono, nunca aparecieron; fueron devorados y digeridos en los cuarteles y en las UBCH. De uvas, nueces, turrones y panetones; el triste recuerdo.

El empeño de Ernesto Villegas en correr la arruga con un desangelado “prendan la luz que es diciembre”, no pudo con la oscurana: la pólvora de la pirotecnia permaneció silenciosa y las lucecitas intermitentes se quedaron pegadas en off; donde fue necesario, Corpoelec completó el apagón. Para más remate, un atorrante sound track, el Jojojojó de Nicolás, escarnecía una y otra vez en cadena nacional.

En ese ambiente lúgubre, y a pesar de la conmovedora solidaridad de Pajarito y Palo Fino, resultó difícil entusiasmarse para echarse palos. Por eso no hubo muchos ratones etílicos. En su lugar padecemos un gigantesco ratón nacional. Nos duelen los huesos por tantas ilusiones perdidas, sentimos vértigo ante la pobreza que acelera el paso, nos causa náusea el desenfreno y la impudicia del Presidente de la República, nos atormenta la sensación de un caótico fin de fiesta.

Hay que hidratarse con dosis reforzadas de coraje cívico y corresponsabilidad ciudadana para superar el ratón y empujar vigorosamente para que este gobierno despótico deje de obstruir las salidas electorales. Resulta muy doloroso imaginar siquiera, otra Navidad como esa de 2016.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES