• 08:31am  Kvitova está lista para jugar en Wimbledon pero aún reflexiona sobre París

  • 08:31am  El internacional Román Torres recibe el premio Rommel Fernández al mejor

  • 08:28am  Trump: Los lazos del pueblo judío con Tierra Santa son eternos

  • 08:26am  Boban, Caniggia y Seedorf jugarán en la despedida del Calderón

  • 08:26am  EEUU mata a 7 miembros de Al Qaeda en una operación en Yemen

  • 08:20am  Bartra: me frustra no saber que hacer para esto termine y vivamos en paz

  • 08:19am  Peñarol se despide de la Libertadores ante un Wilsterman que busca su pase

  • 08:15am  Hayek:El odio contra ti se multiplica cuando ven que eres guapa e inteligente

  • 08:15am  Palmeiras busca amarrar la clasificación ante un Tucumán que apela a la épica

  • 08:14am  La CE envía material médico a zonas afectadas por el ébola en la RD.Congo

  • 08:13am  Marcelino, nuevo técnico del Valencia: Nunca vamos a dejar de competir

  • 08:13am  Al menos 12 muertos y 15 heridos tras colisionar varios camiones en China

  • 08:13am  El lirismo de Naomi Kawase, muy bien recibido en Cannes

  • 08:08am  El EI asume la autoría del atentado de Manchester con varios paquetes bomba

  • 08:03am  El papa expresa su tristeza por el bárbaro ataque de Manchester




Porlamar
23 de mayo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Dos predicadores, un mensaje
Los venezolanos de hoy nos parecemos un poco a Alicia y a los fariseos. Atrapados entre el desconcierto, que es comprensible, y la irresponsabilidad, que no lo es, estamos indecisos y paralizados, mientras el país continúa su rumbo hacia el desastre.
Manuel Narváez | narvaezchacon@gmail.com

16 Feb, 2017 | El sábado pasado en Los Robles escuché a Francisco Suniaga citar el pasaje en que la sonrisa burlona del Gato de Cheshire responde a una necia y despreocupada Alicia en el País de las Maravillas que pregunta sobre la pertinencia de un camino (el medio), sin haber decidido previamente el punto de destino (el fin).

El pasado lunes escuché al Padre Pedro leer los siguientes versículos del Evangelio de San Marcos: “En aquel tiempo, se presentaron los fariseos y se pusieron a discutir con Jesús; para ponerlo a prueba, le pidieron un signo del cielo. Jesús dio un profundo suspiro y dijo: «¿Por qué esta generación reclama un signo? En verdad os digo que no se le dará un signo a esta generación.» Les dejó, se embarcó de nuevo y se fue a la otra orilla”. La homilía siguió con una concisa exégesis para destacar el deber de ejercer responsablemente el libre albedrío.

Los venezolanos de hoy nos parecemos un poco a Alicia y a los fariseos. Atrapados entre el desconcierto, que es comprensible, y la irresponsabilidad, que no lo es, estamos indecisos y paralizados, mientras el país continúa su rumbo hacia el desastre.

Digo que el desconcierto es comprensible porque confrontamos una situación en que coinciden dos momentos críticos de muy grandes proporciones: la crisis terminal del régimen chavista; y la crisis del rentismo petrolero como base epistémica para interpretar la realidad.

Pero también digo que la irresponsabilidad no es comprensible, ni mucho menos aceptable. Esperar signos externos, mesías providenciales o plantear preguntas y escenarios ridículos (“constituyente ya”, “calle sin retorno”), además de ineficaz, es indigno de nuestra condición humana. Corren tiempos que exigen una actitud reflexiva, coherente y comprometida. “Tú debes ser el cambio que deseas ver en el mundo”, predicaba Ghandi.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES