• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
19 de octubre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






“Cadáveres exquisitos”
No hubo un maraquero llamado Jaime Martínez, ni fue para Londres, ni tocó con los Rolling Stones.
Carolina Jaimes Branger /@cjaimesb

13 Mar, 2017 | Seguramente usted recibió durante estos últimos días, vía redes sociales, la conmovedora historia de Jaime Martínez, el maraquero de los Rolling Stones. De hecho, si usted entra en Google y escribe “maraquero”, lo primero que le sale es “el maraquero de los Rolling Stones”. La historia va sobre un muchacho de Cunaviche que a finales de los años sesenta y ante la imposibilidad de encontrar trabajo en Venezuela (cosa bastante extraña, porque al final de los años sesenta Venezuela era un paraíso) se va de polizón en un barco que iba a Europa.

Después de muchas vicisitudes llega a Londres, donde se instala en un teatro vacío, hasta que llegan los Rolling Stones a grabar “Sympathy for the devil”, mal traducida en español como “Simpatía por el diablo”, y el joven comienza a acompañar la canción con sus maracas. Mick Jagger para la grabación y buscan de dónde viene aquel acompañamiento perfecto. Descubren a Martínez en el ático y lo invitan a tocar con ellos. La historia finaliza invitando a todos los venezolanos a que cada vez que escuchen la canción, se sientan orgullosos de que un compatriota tocó con la famosa banda. Incluso, relatan que aparece como James Martins en los créditos de la canción.

Lo que mucha gente que leyó y se conmovió con la historia no sabe es que es MENTIRA. No hubo un maraquero llamado Jaime Martínez, ni fue para Londres, ni tocó con los Rolling Stones.

La historia, según narra el periodista Víctor Amaya, fue inventada por el también periodista Alfonso Molina y el dramaturgo Rodolfo Santana: “Cuenta Molina que a mediados de los ochenta, en camino a Barcelona, estado Anzoátegui, por carretera junto a Santana comenzó a inventarse un "cadáver exquisito": una historia hilvanada desde una frase seguida por otra y otra y otra, en una especie de contrapunteo. "Pura improvisación", nos cuenta el periodista sobre una iniciativa que surgió cuando cruzaban Clarines, donde nació la leyenda”.

Traigo el tema a colación porque esos “cadáveres exquisitos” están a la orden del día. La mayoría fabricados por el laboratorio de guerra sucia del gobierno. De manera que dude todo y ante la duda, mejor no pase nada, por muy tentador que sea. La historia del maraquero es cuchi e inofensiva. Pero hay historias que sí hacen daño. No les haga el favor…




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES