• 04:12pm  Nuevo director de Instituto cubano en Miami dice impulsará la imparcialidad

  • 03:56pm  El español González dice que es muy bueno que México voltee hacia Europa

  • 03:56pm  El petróleo Brent baja un 2,58 % y cierra en 48,06 dólares

  • 03:37pm  El peso argentino se deprecia 1,66 % frente al euro

  • 03:36pm  Venezuela prorroga por octava vez la vigencia del billete de 100 bolívares

  • 03:36pm  El peso argentino se deprecia 1,14 % frente al dólar

  • 03:36pm  El CAF defiende la productividad para mantener el crecimiento en Iberoamérica

  • 03:36pm  Guatemala presentará en Argentina informe sobre avance contra lavado dinero

  • 03:30pm  Verhaeren (Australia) ve a su equipo preparado para dar lo máximo

  • 03:30pm  Es un sueño, dice el venezolano Hernández sobre su llegada al Belenenses

  • 03:30pm  Tres terroristas abatidos en una zona chií en el este de Arabia Saudí

  • 03:26pm  Macri se reúne con Vázquez y Morales en antesala de cumbre del Mercosur

  • 03:25pm  Morata se despide del Real Madrid: Es una decisión pensada y meditada

  • 03:19pm  Costa Rica y EE.UU. se topan de nuevo con Aguilar, el árbitro de la nieve

  • 03:17pm  El Alinghi suizo domina en Barcelona; los españoles notan la presión




Porlamar
24 de julio de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Hortensia
Imaginemos una colmena y un panal donde todas las abejas lucen enamoradas y con sus pulmones cromáticos encendidos! Eso nos ocurre a todos los humanos y, Hortensia, jamás fue la excepción, porque, Hortensia vivía y se mantenía alimenticiamente a un paso del amor.
Perucho Aguirre

16 Mar, 2017 | Era rústicamente estructural y, ponderaba sus búsquedas de contenidos y armonías en las embestidas de su piel descalza. Y no le pesaba que la miraran de reojos. Oía hasta las murmuraciones y criticonerías que nunca faltaron. Ese era su tatuaje vivencial ¡Y, punto! Salir encinta nunca le pesaba ¡Instante de amor infinitamente bello e incomparable! ¿Algún amor inadvertido? Sí, pero, fugaz y, eso, según la experiencia que algunas veces nos atrapa el corazón. ¡Es que enamorarse es somático y exclusivo de la sangre! En el corazón tiene su oficina y en el cerebro la respuesta…Imaginemos una colmena y un panal donde todas las abejas lucen enamoradas y con sus pulmones cromáticos encendidos! Eso nos ocurre a todos los humanos y, Hortensia, jamás fue la excepción, porque, Hortensia vivía y se mantenía alimenticiamente a un paso del amor. Profunda, espina hiriente e insacable arpón! Todos la mirábamos en su andar por las calles polvorientas del pueblo viejo de La Mar. El inolvidable. Porque no existía la holgazanería …¡Hasta sus “loquitos” inteligentísimos trabajaban!

Ahora, este pueblo que ya no es de La Mar, es un disparate de invasores. Botadero de excedentes malvenidos ¿Y, moscas? ¡Por demás! De niño la vi vestir con alguna que otra ropa nueva, adquirida o regalada y con sus cholitas. Una flor natural en una de sus orejas y los labios pintados con achote y las mejillas con aquel colorete de antes que olía a “vente tu”. Le decían vainas y a Hortensia le gustaba. Lo comenzaba tempranito y, ya andada la mañana pasaba con su talega repleta de corocoros, róbalos y vituallas.

Hortensia fue una estampa que nos quedó grabada como un retrato de Savignac en el cerebro del tiempo. Nadie la vio pedir. Ella se valió de su cuerpo, su visión de la vida y eso es privado…¡Realizadamente personal! Aplausos para ti, Hortensia! Donde quiera que estés, felicitaciones para ti…recuerdo grato de mi niñez…

¿Azul?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES