• 03:14pm  Ángela Carrasco y el Cigala, sentimiento y pasión, en República Dominicana

  • 03:09pm  Argentina expresa su más enérgica condena al ataque terrorista en Barcelona

  • 03:05pm  Boudebouz y Júnior siguen de baja, y Tello apunta a su estreno en el Camp Nou

  • 03:05pm  El secretario general de la OTAN condena el atentado de Barcelona

  • 03:03pm  Gentiloni manifiesta cercanía con autoridades españolas tras atentado

  • 03:02pm  Opositores venezolanos se solidarizan con España tras atentado terrorista

  • 03:01pm  Honduras condena el atentado en Barcelona y envía condolencias a familiares

  • 03:00pm  Perú tiene desplegados cerca de 10.000 militares en su mayor cuenca cocalera

  • 03:00pm  Bachelet rechaza atentado en Barcelona y se solidariza con víctimas

  • 03:00pm  Messi: No nos vamos a rendir

  • 02:58pm  El canciller dominicano lamenta el atentado terrorista en Barcelona

  • 02:58pm  Justin Trudeau condena el atentado de Barcelona y ofrece sus condolencias

  • 02:58pm  El papa Francisco reza por las víctimas del atentado en Barcelona

  • 02:58pm  Leo Messi aboga por vivir en un mundo de paz

  • 02:58pm  El petróleo Brent sube un 1,31 % y cierra en 50,93 dólares




Porlamar
18 de agosto de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Zavalita
Hace pocos años leí Conversaciones en La Catedral, la novela de Vargas Llosa.
Manuel Narváez | narvaezchacon@gmail.com

16 Mar, 2017 | Hace pocos años leí Conversaciones en La Catedral, la novela de Vargas Llosa. Desde entonces Zavalita, el personaje central, se apodera con cierta regularidad de mi estado de ánimo y no puedo evitar el tristísimo lamento: ¿En qué momento se jodió Venezuela? Entonces comienzo a desgranar una enunciación laberíntica de hipótesis.

¿Fue acaso cuando los dinosaurios y su entorno vegetal quedaron sepultados y se convirtieron en bitumen?

¿Cuando Bolívar consideró poca cosa dedicarse a construir un país y se fue a la conquista de la corona de los Incas? ¿Cuando los Monagas intentaron perpetuarse?

¿Cuando Guzmán nos convirtió en su caja chica para irse a vivir en París?

¿Cuando el sectarismo carcomió la gobernabilidad en Trienio Adeco?

¿Cuando los partidos del Pacto de Punto Fijo perdieron el sentido de Grandeza Nacional y se convirtieron en simples máquinas electorales?

¿Cuando los náufragos se rebelaron? ¿Cuándo sucumbimos ante las mañas seductoras del militar felón de boína roja?

¿Cuando la oposición democrática perdió cordura y compostura entre 2002 y 2005?

En la Filcar recibí de Luis Enrique Pérez Oramas una valiosa cuenta para mi rosario de explicaciones: Venezuela se jodió porque nuestras élites son profundamente ignorantes y por ello no han sabido generar autoridad en igualdad; en consecuencia padecemos los males que se derivan de la mezcla tóxica de autoritarismo e igualitarismo.

Estamos jodidos, no hay dudas; pero mientras ese estado no sea definitivo y pasemos a reunirnos con los etruscos, siempre será posible identificar lo que nos jode y ponerle remedio. Para las élites, en todos los ámbitos y en todos los niveles, la tarea no solo consiste en buscar ilustración, sino además prepararse espiritualmente para el ejercicio del coraje cívico y la corresponsabilidad ciudadana.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES