• 10:54am  Diputado opositor celebra que Santos se exprese contra régimen de Maduro

  • 10:54am  África será el laboratorio mundial para la primera vacuna contra la malaria

  • 10:53am  Rafael Nadal: El clásico fue muy emocionante y pudo pasar cualquier cosa

  • 10:52am  Un Atlético lanzado y un Villarreal presionado

  • 10:51am  Trump felicita a Peggy Whitson por su récord de permanencia en el espacio

  • 10:47am  Nadal: Mi objetivo es mantener un nivel alto, sin lesiones

  • 10:44am  Erdogan denuncia a un investigador francés por evocar su asesinato

  • 10:40am  Alertan de las graves crisis alimentarias que afrontan 22 países en 2017

  • 10:39am  Zverev: Espero jugar los cuartos de final contra Nadal

  • 10:35am  La ODEPA elegirá en Uruguay a su presidente con tres candidatos en carrera

  • 10:35am  LinkedIn tiene 500 millones de usuarios registrados

  • 10:34am  Hollande pide el voto para Macron frente a la división que representa Le Pen

  • 10:33am  Las FSD irrumpen en ciudad siria de Al Tabqa para expulsar a yihadistas de EI

  • 10:32am  La bolsa de México gana el 0,63 % al inicio de la sesión

  • 10:30am  Dudamel y Lang Lang, en la nueva temporada del Auditorio de Barcelona




Porlamar
24 de abril de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Zavalita
Hace pocos años leí Conversaciones en La Catedral, la novela de Vargas Llosa.
Manuel Narváez | narvaezchacon@gmail.com

16 Mar, 2017 | Hace pocos años leí Conversaciones en La Catedral, la novela de Vargas Llosa. Desde entonces Zavalita, el personaje central, se apodera con cierta regularidad de mi estado de ánimo y no puedo evitar el tristísimo lamento: ¿En qué momento se jodió Venezuela? Entonces comienzo a desgranar una enunciación laberíntica de hipótesis.

¿Fue acaso cuando los dinosaurios y su entorno vegetal quedaron sepultados y se convirtieron en bitumen?

¿Cuando Bolívar consideró poca cosa dedicarse a construir un país y se fue a la conquista de la corona de los Incas? ¿Cuando los Monagas intentaron perpetuarse?

¿Cuando Guzmán nos convirtió en su caja chica para irse a vivir en París?

¿Cuando el sectarismo carcomió la gobernabilidad en Trienio Adeco?

¿Cuando los partidos del Pacto de Punto Fijo perdieron el sentido de Grandeza Nacional y se convirtieron en simples máquinas electorales?

¿Cuando los náufragos se rebelaron? ¿Cuándo sucumbimos ante las mañas seductoras del militar felón de boína roja?

¿Cuando la oposición democrática perdió cordura y compostura entre 2002 y 2005?

En la Filcar recibí de Luis Enrique Pérez Oramas una valiosa cuenta para mi rosario de explicaciones: Venezuela se jodió porque nuestras élites son profundamente ignorantes y por ello no han sabido generar autoridad en igualdad; en consecuencia padecemos los males que se derivan de la mezcla tóxica de autoritarismo e igualitarismo.

Estamos jodidos, no hay dudas; pero mientras ese estado no sea definitivo y pasemos a reunirnos con los etruscos, siempre será posible identificar lo que nos jode y ponerle remedio. Para las élites, en todos los ámbitos y en todos los niveles, la tarea no solo consiste en buscar ilustración, sino además prepararse espiritualmente para el ejercicio del coraje cívico y la corresponsabilidad ciudadana.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES