• 10:13pm  Guatemala y la República Checa fortalecerán sus relaciones en Praga

  • 10:12pm  FARC entregará listas de miembros para agilizar procesos plasmados en acuerdo

  • 09:59pm  Venezuela reactivará sistema de cambio flotante de divisas progresivamente

  • 09:57pm  Halep remonta ante Stosur para pasar a cuartos en Miami

  • 09:56pm  DeRozan y Harden nombrados Jugadores de la Semana

  • 09:53pm  Belga Goffin remonta al argentino Schwartzman y pasa a cuarta ronda en Miami

  • 09:49pm  Cotización del yuan chino

  • 09:45pm  Defensoría colombiana pide a Gobierno y ELN iniciar cese el fuego bilateral

  • 09:44pm  Gobernador denuncia que se maquillaron cifras de homicidios en Chihuahua

  • 09:34pm  Yerno de Trump dirigirá oficina para aplicar ideas empresariales al Gobierno

  • 09:31pm  María Dolores Agüero es nombrada nueva canciller de Honduras

  • 09:30pm  EE.UU. con mentalidad positiva para ganar a Panamá pese a bajas, dice Arena

  • 09:30pm  Fallecidos se elevan a 91 en Perú, tras nuevas inundaciones en el norte

  • 09:30pm  Japón confirma la muerte de 7 estudiantes y un profesor en avalancha de nieve

  • 09:28pm  Avianca demanda a accionista minoritario que se opone a alianza con United




Porlamar
27 de marzo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Zavalita
Hace pocos años leí Conversaciones en La Catedral, la novela de Vargas Llosa.
Manuel Narváez | narvaezchacon@gmail.com

16 Mar, 2017 | Hace pocos años leí Conversaciones en La Catedral, la novela de Vargas Llosa. Desde entonces Zavalita, el personaje central, se apodera con cierta regularidad de mi estado de ánimo y no puedo evitar el tristísimo lamento: ¿En qué momento se jodió Venezuela? Entonces comienzo a desgranar una enunciación laberíntica de hipótesis.

¿Fue acaso cuando los dinosaurios y su entorno vegetal quedaron sepultados y se convirtieron en bitumen?

¿Cuando Bolívar consideró poca cosa dedicarse a construir un país y se fue a la conquista de la corona de los Incas? ¿Cuando los Monagas intentaron perpetuarse?

¿Cuando Guzmán nos convirtió en su caja chica para irse a vivir en París?

¿Cuando el sectarismo carcomió la gobernabilidad en Trienio Adeco?

¿Cuando los partidos del Pacto de Punto Fijo perdieron el sentido de Grandeza Nacional y se convirtieron en simples máquinas electorales?

¿Cuando los náufragos se rebelaron? ¿Cuándo sucumbimos ante las mañas seductoras del militar felón de boína roja?

¿Cuando la oposición democrática perdió cordura y compostura entre 2002 y 2005?

En la Filcar recibí de Luis Enrique Pérez Oramas una valiosa cuenta para mi rosario de explicaciones: Venezuela se jodió porque nuestras élites son profundamente ignorantes y por ello no han sabido generar autoridad en igualdad; en consecuencia padecemos los males que se derivan de la mezcla tóxica de autoritarismo e igualitarismo.

Estamos jodidos, no hay dudas; pero mientras ese estado no sea definitivo y pasemos a reunirnos con los etruscos, siempre será posible identificar lo que nos jode y ponerle remedio. Para las élites, en todos los ámbitos y en todos los niveles, la tarea no solo consiste en buscar ilustración, sino además prepararse espiritualmente para el ejercicio del coraje cívico y la corresponsabilidad ciudadana.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Clasificados | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES