• 10:54am  Diputado opositor celebra que Santos se exprese contra régimen de Maduro

  • 10:54am  África será el laboratorio mundial para la primera vacuna contra la malaria

  • 10:53am  Rafael Nadal: El clásico fue muy emocionante y pudo pasar cualquier cosa

  • 10:52am  Un Atlético lanzado y un Villarreal presionado

  • 10:51am  Trump felicita a Peggy Whitson por su récord de permanencia en el espacio

  • 10:47am  Nadal: Mi objetivo es mantener un nivel alto, sin lesiones

  • 10:44am  Erdogan denuncia a un investigador francés por evocar su asesinato

  • 10:40am  Alertan de las graves crisis alimentarias que afrontan 22 países en 2017

  • 10:39am  Zverev: Espero jugar los cuartos de final contra Nadal

  • 10:35am  La ODEPA elegirá en Uruguay a su presidente con tres candidatos en carrera

  • 10:35am  LinkedIn tiene 500 millones de usuarios registrados

  • 10:34am  Hollande pide el voto para Macron frente a la división que representa Le Pen

  • 10:33am  Las FSD irrumpen en ciudad siria de Al Tabqa para expulsar a yihadistas de EI

  • 10:32am  La bolsa de México gana el 0,63 % al inicio de la sesión

  • 10:30am  Dudamel y Lang Lang, en la nueva temporada del Auditorio de Barcelona




Porlamar
24 de abril de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Europa, continente enfermo
En la actualidad, la vieja Europa se enfrenta a retos tal vez nunca antes vistos. La ola migratoria que a diario se desplaza desde el África y parte del Oriente Medio causa serias distorsiones en la población europea.
Félix Roque Rivero / @Espartaco2021

16 Mar, 2017 | Aunque se tenga una edad muy avanzada, se puede estar sano. Europa es un típico caso de estructura enferma, más por el conjunto de eventos sociales que le han sucedido a lo largo de más de 3.000 años de existencia que por la longevidad que representa. Cuna del hombre de Neanderthal y cantada por Homero, Europa ha sido el escenario de lo humano y lo divino. Allí se arraigó lo que se conoce como la civilización occidental. De uno de sus puertos salieron aquellos aventureros en búsqueda de “las indias” para encontrarse con una civilización culta que había concebido la idea de las naciones mayas, aztecas e incaicas. Las grandes guerras de la edad moderna tuvieron lugar en tierras europeas y eso sin lugar a dudas ha marcado la vida de cerca ochocientos millones de habitantes que viven en la incertidumbre.

En la actualidad, la vieja Europa se enfrenta a retos tal vez nunca antes vistos. La ola migratoria que a diario se desplaza desde el África y parte del Oriente Medio causa serias distorsiones en la población europea. Por una parte, el liderazgo político se muestra impasible y nada homogéneo a la hora de responder ante sus electores. Las llamadas cuotas migratorias que se reparten en la Unión Europea procuran responder a los requerimientos étnicos y raciales, descuidando el aspecto social. La economía europea muestra signos profundos de deterioro en casi todos los países que integran la UE. Como lo destacan Claudi Pérez y Lucía Abellán (El País, 9-3-17), el Brexit inglés ha sido “el último clavo en el ataúd de una Unión cada vez más estrecha”. Con la presencia de Trump al frente de la Administración USA,el liderazgo político de Europa se lo está repensando en materias álgidas como las relaciones con la OTAN, con Rusia, China y el comercio internacional dada la fuerte dependencia de la economía europea de la norteamericana. El desempleo es el nuevo fantasma que recorre a Europa devastando familias enteras que ven como sus miembros migran buscando mejores condiciones de vida.

La UE se prepara para celebrar sus primeros sesenta años de existencia, bajo una realidad que muestra a una Unión que se desplaza a distintas velocidades sin contar con el Reino Unido que ha decidido marchar solo que mal acompañado. En el borrador de Declaración de Roma, afloran nuevos temas, con una Europa deseosa de pasar de la inactividad al ataque con lo cual se proponen poner fin al llamado “poder blando”. De la pátina keynesiana basada en la economía social de mercado, pareciera ser que ahora se trabajará por “una Europa segura” en la que sus ciudadanos se sientan protegidos ante la recurrencia de los ataques terroristas. Esto les debe llevar a repensar sus políticas hacia el Oriente Medio y su visión frente al islamismo.Ante las disparatadas políticas del trumpismo, los europeos pugnarán por una UE más fuerte y con más presencia geopolítica en el mundo, dispuesta a asumir “mayores responsabilidades y comprometida a reforzar su defensa y seguridad”. Ello implica un reimpulso de su aparato armamentístico con un sistema defensivo más integrado. La nueva era de la UE se fundamenta en el principio de que “unidad no es igual a uniformidad”. En procura del antídoto que les cure de la enfermedad crónica que padecen, los europeos están convencidos que el mundo no le pertenece a una potencia de manera exclusiva, que ellos también cuentan y que es menester contar con ellos. Esto marcará las diferencias entre la posverdad y los discursos mentirosos de los políticos.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES