• 10:54am  Diputado opositor celebra que Santos se exprese contra régimen de Maduro

  • 10:54am  África será el laboratorio mundial para la primera vacuna contra la malaria

  • 10:53am  Rafael Nadal: El clásico fue muy emocionante y pudo pasar cualquier cosa

  • 10:52am  Un Atlético lanzado y un Villarreal presionado

  • 10:51am  Trump felicita a Peggy Whitson por su récord de permanencia en el espacio

  • 10:47am  Nadal: Mi objetivo es mantener un nivel alto, sin lesiones

  • 10:44am  Erdogan denuncia a un investigador francés por evocar su asesinato

  • 10:40am  Alertan de las graves crisis alimentarias que afrontan 22 países en 2017

  • 10:39am  Zverev: Espero jugar los cuartos de final contra Nadal

  • 10:35am  La ODEPA elegirá en Uruguay a su presidente con tres candidatos en carrera

  • 10:35am  LinkedIn tiene 500 millones de usuarios registrados

  • 10:34am  Hollande pide el voto para Macron frente a la división que representa Le Pen

  • 10:33am  Las FSD irrumpen en ciudad siria de Al Tabqa para expulsar a yihadistas de EI

  • 10:32am  La bolsa de México gana el 0,63 % al inicio de la sesión

  • 10:30am  Dudamel y Lang Lang, en la nueva temporada del Auditorio de Barcelona




Porlamar
24 de abril de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Hoy no me pasará nada
Confieso que he pasado noches casi sin dormir, preguntándome qué tendrá esta camisa, si se tratará de algo más que mala suerte. Tan bonita que es y lo elegante que me veo con ella. La compré el año pasado, justo en estas fechas de Ramadán. Yo estaba en Zahle, la vi exhibida, me la probé y, sin importarme su elevadísimo costo, la pagué, ¡y ni pedí descuento!
Dalal El Laden | http://dalalelladen.blogspot.com | Facebook: Correctora de Estilo Isla de Margarita

18 Mar, 2017 | -Ponte otra camisa, Ibrahim.

-No te preocupes, habibi, hoy no me pasará nada.

-¡Cámbiatela, por el amor de Alá!

-Hoy todo irá bien, lo presiento.

Lo que me ha sucedido ha sido por pura casualidad. Bueno, para no verme tan positivo, por qué no decirlo: pues sí, digamos que no he tenido muy buena suerte. Pero hoy todo saldrá de maravilla porque, para empezar, no me detendré en Jib Janin, por mi cóctel de frutas favorito, sino que seguiré mi camino hasta llegar a casa de mis suegros, en Baaloul, donde, para prevenir, no aceptaré ni una taza de café.

Confieso que he pasado noches casi sin dormir, preguntándome qué tendrá esta camisa, si se tratará de algo más que mala suerte. Tan bonita que es y lo elegante que me veo con ella. La compré el año pasado, justo en estas fechas de Ramadán. Yo estaba en Zahle, la vi exhibida, me la probé y, sin importarme su elevadísimo costo, la pagué, ¡y ni pedí descuento!

La estrené al día siguiente. Yo estaba feliz cuando empecé a saborear la cena, pero me distraje hablando con una de mis nietas, y el plato de hojas de uva, tabule y kibbe, que recién me habían servido, se me vino encima. A la semana, cuando volví a ponérmela, ya no me cayó la comida, sino el jugo que acepté en casa de mi primo. Luego fue el manaísh, durante el desayuno con los socios. Más adelante, el knafe dominical, en el SeaSweet, y bueno, digamos que la lista sigue, y es larga.

-¡Ahla u sahla! -muy alegre, me recibe mi suegra, quien en breve lamenta el problema con la tubería, que le ha causado un gran charco en todo el frente de su casa, aunque su risueño semblante regresa al yo entregarle las hojas secas de mlukhiyi que le mandó mi esposa, para la cena de este viernes.

-¡Itfaddal al ahwe! -me invita mi suegro, también muy contento, sin embargo, con mucha pena rechazo su rico café, con la excusa de que debo volver al trabajo, prometiéndole que el viernes, sin falta, sí se lo aceptaré.


Veo mi camisa limpia y cruzo la calle con el mismo gozo que siento al salir temprano de la oficina. A menos de cinco metros para llegar a mi vehículo, pasa una camioneta que transporta a mi pecho el agua estancada de la que acababa de quejarse mi suegra. Ya en Ghaza, entrando a casa, me libero de mi camisa aún húmeda y, mientras -¡con la ayuda de una gran tijera!- voy dejándola en pedazos, experimento el mismo gozo que siento al no ir a la oficina, mezclado con el gran placer que hace media hora viví, en Jib Janin, al disfrutar mi cóctel de frutas favorito.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES