• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
25 de septiembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Urge restituir el tejido social
Frente a un grupo de “herederos” de un legado inútil y destructivo, ha llegado la hora de constituir y plantear al país una propuesta-compromiso que involucre la participación activa de todos. Individuos y organizaciones. Sectores económicos, iglesias, trabajadores, educadores, estudiantes, científicos, investigadores y de la cultura, en fin, todos los sectores de la sociedad, porque aquí todos somos necesarios.
Omar Ávila | dip.omaravila@gmail.com

20 Mar, 2017 | La mala praxis política y económica implementada en los últimos 18 años ha destruido al país. No se trata de “desequilibrios” o de “carencias”, estamos frente a un desastre antropogénico que está a la vista y al sentir de todos, que ha destruido el tejido social en todas sus dimensiones; resultando el aspecto ético y moral, el más
devastado, y cuyo restablecimiento será el más difícil y prolongado de resolver.

Venezolanos hurgando qué comer en las bolsas de basura, niños con desnutrición crónica y quizás irrecuperable, sistema de salud público absolutamente incapaz de atender la demanda en una sociedad cada vez más enferma en lo físico y en lo psicológico. Más que comprobado el éxodo masivo, e in crescendo, del capital humano constituido por nuestros jóvenes, en su mayoría profesionales, ansiosos por hallar en otros países, sitio donde ponerse a salvo de una aterradora inseguridad.

Frente a un grupo de “herederos” de un legado inútil y destructivo, ha llegado la hora de constituir y plantear al país una propuesta-compromiso que involucre la participación activa de todos. Individuos y organizaciones. Sectores económicos, iglesias, trabajadores, educadores, estudiantes, científicos, investigadores y de la cultura, en fin, todos los sectores de la sociedad, porque aquí todos somos necesarios. Lo cierto es que la denominación es lo de menos, frente, movimiento u cualquier otro.

Se trata de la asunción combinada, civilizada y liberal del republicano compromiso de restituir el desgarrado tejido social y su pacto social constituyente. Una responsabilidad ciudadana, en cuyo marco de participación, cada integrante, desde su actividad, posición y conocimiento debe plantear y realizar las soluciones concretas que el país necesita.

En el sector económico, por ejemplo, hemos sido testigos del cómo una empresa ha sido atacada, vilipendiada y hostigada hasta la saciedad. Y del cómo esta empresa -Polar- en forma estoica, responsable y comprometida con sus objetivos frente al país y sus ciudadanos ha resistido y salvado todos los obstáculos.

Basta ya de una dirigencia política que no vea más allá de su ombligo, de ver que a pesar de la grave crisis económica, política, social y moral, donde si no nos mata el hambre, nos mata la falta de medicinas y sino la inseguridad, tengamos una dirección política pendiente de bachaquearse la militancia, de competir entre sí, en fin, más allá de los intereses particulares y partidistas, es la hora de Venezuela.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES