• 08:32pm  Emergencia en el oeste de Bolivia por inundaciones con 300 familias afectadas

  • 08:32pm  83 % De bolivianos tiene poco o nada de confianza en Morales, según encuesta

  • 08:32pm  Bolívar gana 3-1 a Chapecoense en partido benéfico en La Paz

  • 08:32pm  Estados Unidos se entrenó en Panamá bajo la lluvia

  • 08:32pm  UNICEF denuncia la pobreza y el hambre de los niños de Yemen por la guerra

  • 08:32pm  La Bolsa de Seúl abre con una caída del 0,25 % hasta los 2.163,42 puntos

  • 08:32pm  Guerrero dice que Uruguay golpeará pero con talento Perú puede hacerle daño

  • 08:32pm  La Bolsa de Tokio abre con una caída del 0,92 % hasta los 19.085,49 puntos

  • 08:15pm  Domingo, 26 de marzo de 2017 (24.00 GMT)

  • 08:12pm  Vuelve a su país el alemán que vivió tres meses en el aeropuerto de Sao Paulo

  • 08:12pm  Iglesia mexicana advierte traición de empresas que colaboren en muro de Trump

  • 07:56pm  Varela confirma participación en cumbre del Mecanismo de Tuxtla

  • 07:56pm  Detienen en Colombia al narcotraficante conocido como el hombre del overol

  • 07:53pm  Un Nadal milenario gana a Kohlschreiber tras un inicio dubitativo

  • 07:33pm  Marquinhos pide a Brasil mantener pies en el piso ante euforia




Porlamar
26 de marzo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Urge restituir el tejido social
Frente a un grupo de “herederos” de un legado inútil y destructivo, ha llegado la hora de constituir y plantear al país una propuesta-compromiso que involucre la participación activa de todos. Individuos y organizaciones. Sectores económicos, iglesias, trabajadores, educadores, estudiantes, científicos, investigadores y de la cultura, en fin, todos los sectores de la sociedad, porque aquí todos somos necesarios.
Omar Ávila | dip.omaravila@gmail.com

20 Mar, 2017 | La mala praxis política y económica implementada en los últimos 18 años ha destruido al país. No se trata de “desequilibrios” o de “carencias”, estamos frente a un desastre antropogénico que está a la vista y al sentir de todos, que ha destruido el tejido social en todas sus dimensiones; resultando el aspecto ético y moral, el más
devastado, y cuyo restablecimiento será el más difícil y prolongado de resolver.

Venezolanos hurgando qué comer en las bolsas de basura, niños con desnutrición crónica y quizás irrecuperable, sistema de salud público absolutamente incapaz de atender la demanda en una sociedad cada vez más enferma en lo físico y en lo psicológico. Más que comprobado el éxodo masivo, e in crescendo, del capital humano constituido por nuestros jóvenes, en su mayoría profesionales, ansiosos por hallar en otros países, sitio donde ponerse a salvo de una aterradora inseguridad.

Frente a un grupo de “herederos” de un legado inútil y destructivo, ha llegado la hora de constituir y plantear al país una propuesta-compromiso que involucre la participación activa de todos. Individuos y organizaciones. Sectores económicos, iglesias, trabajadores, educadores, estudiantes, científicos, investigadores y de la cultura, en fin, todos los sectores de la sociedad, porque aquí todos somos necesarios. Lo cierto es que la denominación es lo de menos, frente, movimiento u cualquier otro.

Se trata de la asunción combinada, civilizada y liberal del republicano compromiso de restituir el desgarrado tejido social y su pacto social constituyente. Una responsabilidad ciudadana, en cuyo marco de participación, cada integrante, desde su actividad, posición y conocimiento debe plantear y realizar las soluciones concretas que el país necesita.

En el sector económico, por ejemplo, hemos sido testigos del cómo una empresa ha sido atacada, vilipendiada y hostigada hasta la saciedad. Y del cómo esta empresa -Polar- en forma estoica, responsable y comprometida con sus objetivos frente al país y sus ciudadanos ha resistido y salvado todos los obstáculos.

Basta ya de una dirigencia política que no vea más allá de su ombligo, de ver que a pesar de la grave crisis económica, política, social y moral, donde si no nos mata el hambre, nos mata la falta de medicinas y sino la inseguridad, tengamos una dirección política pendiente de bachaquearse la militancia, de competir entre sí, en fin, más allá de los intereses particulares y partidistas, es la hora de Venezuela.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Clasificados | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES