• 05:02am  Tusk, sorprendido positivamente por la actitud de Trump sobre brexit

  • 04:53am  Muertos un civil y un soldado de las fuerzas de Hafter en Bengazi

  • 04:51am  Juncker niega que Trump fuera agresivo con Alemania en conversación

  • 04:46am  Tusk, sorprendido positivamente por la actitud de Trump sobre brexit

  • 04:44am  Cientos de presos palestinos en cárceles israelíes cumplen 40 días sin comer

  • 04:39am  Guardacostas libios rescatan a 77 inmigrantes a la deriva en el Mediterráneo

  • 04:36am  La Asamblea Parlamentaria de la OTAN inicia sus labores en Tiflis

  • 04:35am  Líderes aborígenes reclaman un tratado y representación política en Australia

  • 04:27am  La Unión Europea pide unidad al G7 para mantener las sanciones a Rusia

  • 04:20am  Líderes aborígenes reclaman un tratado y representación política en Australia

  • 04:17am  Hamilton ironiza sobre el puesto de Fernando Alonso en la Indy

  • 03:52am  China completa construcción del primer proyecto con reactor de diseño propio

  • 03:46am  Viernes, 26 de mayo de 2017 (08.00 GMT)

  • 03:37am  El Ejército turco asegura haber neutralizado a 29 miembros del PKK

  • 03:28am  Porno a la fuerza, el lado oscuro de la industria nipona del entretenimiento




Porlamar
26 de mayo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






La Paz
Esta es la condición previa a toda cultura del encuentro, si se hace de otro modo, lo que se logre será siempre provisorio y destinado a un fracaso a corto o mediano plazo, produciendo un ciclo de violencia y cambios traumáticos para nuestro país.
Manuel Acevedo Ramírez | manuelacevedoramirez@gmail.com

16 Abr, 2017 | Todos anhelamos una sociedad en donde no reine la violencia, en donde las condiciones de vida y de trabajo favorezcan el desarrollo personal de cada uno de nosotros y nos permitan un futuro mejor; una sociedad con instituciones que no cedan a la impunidad, a la corrupción, y que puedan colaborarse entre ellas.

Sin embargo, para lograr esto se debe que romper con dos falsas premisas. La primera es creer que la paz pueda llegar por medio de la imposición de una ideología política, y la segunda, es que ante la desesperanza nosotros los venezolanos apostemos nuestro futuro a unos supuestos mesías políticos que proponen salidas rápidas que no pasarían por un proceso de transición democrática y no traumática.

Ninguna de estas acciones nos dará la oportunidad de alcanzar una paz individual plena espiritual y material, ya que para poder alcanzarla se tiene primero que lograr la Paz Social, porque la Paz no se impone, sino que se construye con palabras y gestos, con voluntades políticas y acciones personales. Aún más, no habrá paz mientras no haya justicia, porque ésta es la condición sine qua non para que puedan existir el bienestar y la felicidad que hagan de la Paz una realidad permanente.

Esta es la condición previa a toda cultura del encuentro, si se hace de otro modo, lo que se logre será siempre provisorio y destinado a un fracaso a corto o mediano plazo, produciendo un ciclo de violencia y cambios traumáticos para nuestro país.

Todos los sectores políticos de nuestro país deberían este Domingo de Resurrección, día en que Jesucristo resucita después de la crucifixión, tomar el modelo humano de nuestro Señor para procurar que tanto la felicidad personal como el bienestar social son posibles en dos tipologías de sujetos. Primero, en “los que trabajan por la paz”, y segundo, en “los perseguidos por causa de la justicia” (Mt 5,9-10), es decir, en los que se ponen del lado de las víctimas y no de los victimarios. Ya que la paz es el único camino que nos llevará a la felicidad, y ésta sólo la podrán disfrutar quienes sean constructores de la paz.

Nuestro señor Jesucristo lo comprendió así al sentarse a comer con todos, sin excluir; al asumir la causa de las víctimas y de los enfermos; cuando no justificó lo injustificable y, con humildad, oró por un cambio, sin ceder ante los chantajes de políticos y religiosos que vivían de los beneficios de su status quo.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES