• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
20 de noviembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






¿Qué es una dictadura?
Para muchos todavía existe confusión -y es comprensible que así sea- en torno a la conceptualización de las dictaduras ya que se presentan bajo diferentes formas: la autoritaria y la totalitaria-fascista.
Luis Eduardo Rodríguez | rodriguezluiseduardo@gmail.com

20 Abr, 2017 | Dictadura (del latín dictatura) es una forma de gobierno en la cual el poder se concentra en torno a un solo individuo o partido político por medio de la consolidación de un gobierno de facto y, en los últimos tiempos, también de manera más sutil, a través de procesos electorales amañados y plenos de opacidad que quizás puedan mostrar sensación de legitimación de origen, mas no de desempeño, y que se caracteriza por una ausencia total de autonomía de los poderes, una propensión ilimitada a utilizar y ejercitar arbitrariamente el mando en beneficio de la minoría que lo apoya, de su visión única y personal de los asuntos del Estado e impidiendo con las triquiñuelas y artificios de rigor que la oposición llegue al poder y, en caso de que lo haga, entonces, neutralizarla, cercarla en sus funciones y desconocer su legitimidad.

Para muchos todavía existe confusión -y es comprensible que así sea- en torno a la conceptualización de las dictaduras ya que se presentan bajo diferentes formas: la autoritaria y la totalitaria-fascista. Estas, sin embargo, se pueden interrelacionar entre sí o, por el contrario, aplicar cualquiera de los modelos en un largo periodo de gobierno y hasta inclusive mutarse de acuerdo a las circunstancias de una coyuntura muy particular o específica. Son perfectamente camaleónicas, pues.

Mayormente se caracterizan por carecer de una ideología coherente, llegando incluso a inventarse soportes ideológicos propios. Igualmente se ensalza al líder con un bombardeo propagandístico cansón y aborrecible, trata a quienes piensan distinto no de adversarios sino de enemigos, no practica el diálogo sino la imposición y tampoco busca el agrado y consentimiento de las masas sino más bien su sometimiento. Por último, sus metas están lejos de realizar cambios para bien de la sociedad (ese argumento solo lo usan como barniz y trampa cazabobos) sino únicamente de imponer su poder sobre la misma.

El líder se rodea de una reducida camarilla de secuaces y cómplices, crea un partido único, clientelar y violento, y acusa de traición o desviación para aplicar castigos a quienes osen tener ideas propias o simplemente disientan de su palabra u obra, puesto que él es quien todo lo sabe, todo lo piensa, todo lo dice y todo lo decide.

Se justifican políticamente mediante una estrategia que abarca todas las esferas de la actuación humana, sea ésta económica, familiar, cultural o religiosa, y usan un marco legal hecho a su medida y a bandas armadas para amedrentar y atemorizar a la disidencia.

Una de las más perversas dictaduras es la constitucional porque se basa en una farsa democrática, en donde –solo en apariencia– se respeta la constitución y el marco legal.

La verdad es que el poder se concentra de manera absoluta en las manos de un pequeño grupo que controla a su antojo a todos los poderes (judicial, legislativo, electoral, etcétera). Esta modalidad se basa en el fraude constitucional; por engañosa y manipuladora, es una de las más monstruosas y aberrantes formas de dictadura.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES