Porlamar
20 de junio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Cazoncito 0
En su desesperación, echando el resto, finalmente intentó imitar al Comandante Eterno activando el Plan Ávila. Pero ya se sabe: esa historia, cuando Chávez, fue tragedia; pero ahora su repetición por este patético heredero, no es más que una farsa. De Tiburón 1 a Cazoncito 0.
Manuel Narváez narvaezchacon@gmail.com

20 Abr, 2017 | En los días que corren en nuestro país, no es fácil escribir artículos de opinión porque la inestabilidad que sentimos bajo nuestros pies y dentro del alma, dificulta que se pueda alcanzar el sosiego necesario para madurar una idea, decantarla y escribir con tranquilidad. Contrariamente al verso del joven Neruda: “Andan días iguales persiguiéndose”, en la Venezuela de hoy cada día es un sobresalto.

Hoy escribo en la víspera de la marcha convocada para mañana, 19 de abril. Acaba de terminar la intervención televisada del presidente Maduro y la impresión que me produjo me hizo pensar en un animal acorralado. Gesticuló abundantemente, gruñó y enseñó los colmillos; pero en lugar de infundir temor, despertaba más bien un sentimiento de pena ajena que casi llega a la conmiseración. Ese pobre hombre no puede más con el peso de su monumental fracaso, sangra copiosamente por las heridas producto del rechazo y el desprecio popular. Cimbra la espalda bajo el chasquido de los latigazos que recibe de la comunidad internacional.

En su desesperación, echando el resto, finalmente intentó imitar al Comandante Eterno activando el Plan Ávila. Pero ya se sabe: esa historia, cuando Chávez, fue tragedia; pero ahora su repetición por este patético heredero, no es más que una farsa. De Tiburón 1 a Cazoncito 0.

En este momento no sé cuál será el desenlace de la jornada de protesta. Apostamos por la civilidad y la paz, pero la conducta de un animal herido es impredecible. Algunos optan por la vida y buscan consuelo y sanación; pero otros escogen la muerte y en una postrera embestida como los camiones en Niza, Berlín y Estocolmo, pretenden “llevarse en los cachos” a la mayor cantidad posible de víctimas. Ojalá estemos frente a un animal sensato y no frente a un terrorista suicida.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES