• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
22 de octubre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Don Eleazar retrata esperanza y dignidad
Es un hombre bueno, todo respeto. Él vino desde La Fuente a sumar su buena historia ciudadana al gesto multitudinario con que la democracia insular conmemoró el 207º aniversario del glorioso 19 de Abril. De los miles de manifestantes que marchan hasta copar la llamada Trinchera de Los Robles, muchos lo aplauden. Las muchachas lo besan, los muchachos lo abrazan.
Ángel Ciro Guerrero angelcirog@hotmail.com

21 Abr, 2017 | Don Eleazar García Fermín, próximo al siglo, apoya su flaca musculatura en el bastón y en el brazo derecho de su hermosa nieta. Pero la dignidad con que lo hace le distingue entre la alegre multitud que copa los dos canales de la avenida y camina hacia adelante, buscando la libertad.

Confiesa pedirle al Señor Todopoderoso le conceda mucho más de sus 91 años, porque no quiere irse estando Venezuela en dictadura. Dice que el sol saldrá para alumbrar la nueva Venezuela, libre otra vez, y sostiene que nunca antes el país había vivido crisis tan aguda, perjudicial y peligrosa.

Es un hombre bueno, todo respeto. Él vino desde La Fuente a sumar su buena historia ciudadana al gesto multitudinario con que la democracia insular conmemoró el 207º aniversario del glorioso 19 de Abril. De los miles de manifestantes que marchan hasta copar la llamada Trinchera de Los Robles, muchos lo aplauden. Las muchachas lo besan, los muchachos lo abrazan.

Resulta digno ejemplo. Don Eleazar sonríe y su bastón semeja lo que en verdad sucede en la Venezuela que reclama derechos conculcados, un paso adelante, difícil, se reconoce, pero que va abriendo surco y, como me dijo, la multitud de jóvenes que van en la vanguardia llevan la responsabilidad de concretar, en paz, el maravilloso milagro de la siembra.

En venezolanos como Don Eleazar está claramente definido el pasado y el presente del país que ha sido feliz y rico. También el que ha sufrido dictaduras y padecido crisis, pero en los ojos, la palabra y los gestos de este margariteño de vida digna de ser contada, brilla la esperanza.

Y la esperanza, me recuerda en medio del vocerío de consignas, es lo último que se pierde. Pero no la perderemos, me asegura con la responsabilidad del maestro que dicta la clase y levantando el bastón, como si fuese la tiza sobre el pizarrón, señalando la multitud que lo precede, reitera: Nunca la perderemos. Es la que sigue sosteniendo lo poco de democracia que en el país queda, dictamina. Definitiva verdad, le reconocemos en el abrazo de despedida.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES