• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
19 de octubre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






El poder constituyente es la salida
Se trata de una jugada maestra, esperada en un compa arrojado y audaz como lo fue Hugo Chávez, inesperada en el estilo de Nicolás Maduro.
Pedro Salima | psalima36@gmail.com

12 May, 2017 | Vivimos una crisis que ha desatado los demonios en el campo de la oposición, sector que creer tener el poder a la vuelta de la esquina y que sólo falta un empujoncito del Presidente Trump. Crisis que permite denunciar en los medios la idea de la existencia de una terrible hambruna. Crisis con las vías hacia el dialogo cerradas, con un evidente irrespeto a la libre determinación de los pueblos de parte de gobiernos foráneos que se inmiscuyen en nuestros asuntos, mientras le sirven a las transnacionales; crisis que permite el fortalecimiento de una oposición embarcada en la idea de sembrar el caos a fin de provocar una intervención de los Estados Unidos, al punto de realizar marchas de los excrementos y actos similares. En medio de esa crisis, el presidente Nicolás Maduro se lanza con una propuesta de jugársela todo, de una vez, solicitando la presencia del pueblo en una asamblea nacional contituyente.

Se trata de una jugada maestra, esperada en un compa arrojado y audaz como lo fue Hugo Chávez, inesperada en el estilo de Nicolás Maduro. Se trata de una jugada donde se puede perder lo alcanzado hasta hoy en la transformación del país o avanzar un poco más en los logros. Esto es si la Constituyente es controlada por la clase política de uno u otro bando, dejando al pueblo en las gradas para el aplauso o las pitas. Pero será la oportunidad para que ese pueblo organizado, que aprendió a ser incluido, que ha saboreado algo de poder en las comunidades, que ha tenido la oportunidad de cantarle cuatro verdades a un funcionario inerte a sabiendas que está autorizado por las leyes para hacerlo, ese pueblo que es dueño del poder originario y lo está entendiendo así, a pesar de los burócratas y los permisos, que ha sabido asumir el gobierno en pequeñas instancias, decida tomar el poder y colocar el Estado al servicio de la clases trabajadora, y eso es el camino expedito al socialismo.

Va a depender de nuestra organización, participación y espíritu asumir un protagonismo directo, real, palpable, sin el freno del poder constituido. Va a depender de nuestra voluntad para colocarnos por encima de las directrices de la institucionalidad, el destino de la constituyente. Se trata de subvertir desde las comunidades para construir el socialismo.

De allí que la decisión presidencial simbolice una pausa en el camino a fin de avanzar más rápido, estancarnos en lo mismo o perder todo. Depende del poder constituyente, del pueblo, el resultado que obtendremos del debate. Para ello nos toca avanzar sin miedos, decir verdades, aunque molestemos, ser unas ladillas para arrebatarle espacios a la clase política que se ha burocratizado.

Nos toca, por ejemplo, en el sector cultural, impulsar la idea de la conformación de un órgano rector (Ministerio de la Cultura), responsable de la política cultural y que ese órgano sea el responsable de distribuir los recursos equitativamente, sin privilegios, mediante mesas, conversas y más participación. Pues, en el caso estricto de Margarita, podemos afirmar sin rodeos que el maestro Beto Valderrama es tan buen músico como Dudamel, sólo que más nuestro, más piel, más calor humano. Menos traje y estiramiento.

Que el poder originario asuma los destinos de la constituyente, ese es el camino al socialismo.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES