Porlamar
21 de mayo de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Están cayendo las estatuas…
El derrumbe de la estatua del ya ido, que el oficialismo había erigido en Villa del Rosario, estado Zulia, fue determinante.
Ángel Ciro Guerrero angelcirog@hotmail.com

12 May, 2017 | …incendiadas y arrastrados sus trozos por toda la calle, además. Evidencia el definitivo rechazo popular al pésimo gobierno de Maduro. Demuestra que los ciudadanos no quieren que sea comunista el sistema que impere en Venezuela. Democrático sí.

El derrumbe de la estatua del ya ido, que el oficialismo había erigido en Villa del Rosario, estado Zulia, fue determinante. Una advertencia, hay que decirlo, cansada como está la gente del vil engaño oficialista. Del daño inmenso, imperdonable, grosero y casi irreparable hoy en día que el gobierno de Chávez propició y el de Maduro agigantó, profundizó y terco como una mula mantiene por encima de los más aceptables raciocinios.

Rabia también contra un gobierno probadamente corrupto que, a la hora de las investigaciones exhaustivas, imparciales y justas, sin duda así se determinará, dado el grueso y variopinto número de funcionarios implicados en toda clase de robos y tropelías contra la república.

Militares y civiles que ganando sueldos de tenientes y oficinistas, se montaron cuando pasó el autobús de los golpistas y hoy son millonarios. Asimismo, en esta revolución hay propietarios de purasangres, que por muchos ya no les caben en lujosas caballerizas; de casas, autos deportivos y hasta quienes adquirieron perros con costos superiores a los 400 mil bolívares. Otros que ganaron millones importando comida, aunque se les pudriera en los puertos.

Algunos, con sus aviones privados despegan de Maiquetía, almuerzan sobre el Atlántico y cenan en París, cuando antes esos mismos viajeros se desgreñaban en La Bandera esperando conseguir pasaje para ir, por ejemplo, a Guanare, San Carlos o a Maturín.

Venezuela es el único país del globo en que el gobierno tiene “patriotas cooperantes” vigilando las estatuas hasta ahora erigidas dentro del aberrante culto a la personalidad tan propio de las revoluciones comunistas.

¿Será que en Machiques corrieron en estampida al ver la furia popular? ¿Está por suceder aquí lo acontecido con las de Mao en China, las de Husein en Irak o las de Gadafi en Libia?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES