• 11:18am  La policía británica tiene muy claro que investiga una red terrorista

  • 11:15am  Presidente de Argelia nombra un nuevo primer ministro

  • 11:02am  Estudiantes, eliminado, recibe al ya clasificado Botafogo

  • 11:02am  El Eintracht separa del equipo al uruguayo Varela por un tatuaje

  • 11:02am  Ford llama a revisión 2.418 vehículos en Norteamérica por defecto en asiento

  • 10:58am  La experiencia de Gignac y Tigres los hace favoritos al título, dice Borgetti

  • 10:58am  Uruguay y Zambia sellan el pase a octavos

  • 10:57am  Los refugiados palestinos sufren problemas mentales, diabetes e hipertensión

  • 10:55am  El primer ministro nepalí cumple pacto de Gobierno y dimite tras nueve meses

  • 10:55am  Dos nuevas muertes por protestas en el estado natal de Chávez, según Fiscalía

  • 10:55am  Los soldados icono de la guerra del 67 recuerdan ese momento 50 años después

  • 10:55am  Vicealmirante Ernesto Durán será el nuevo comandante de la Armada colombiana

  • 10:52am  Ayala: Si se va Griezmann, me gustaría que viniese Cavani

  • 10:52am  Los karatecas de América comienzan en Curazao su camino rumbo a Tokio 2020

  • 10:49am  ONG esperan nuevo director OMS promueva acceso a medicamentos contra cáncer




Porlamar
24 de mayo de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Un toro mudo
Pero esto no es lo insólito ya que ahorita el robo, el atraco y todo delito, es harto habitual; es lo común y rutinario en esta Nueva Esparta azotada por el hampa.
Jose Rodríguez Suniaga | cheitocarobo@hotmail.com

12 May, 2017 | Nos comentaba Doña Elodia que debe retractarse por afirmar que ha perdido la capacidad de asombro ante tantas cosas increíbles que observa en esta convulsionada sociedad donde nos ha tocado vivir. Y es que se ven tantas vainas.

Resulta, nos sigue relatando D.E., que a un gran amigo nuestro, hombre honesto y trabajador que se ha ganado su vida y levantado una numerosa y hermosa familia ejerciendo el oficio de criar, comprar y sacrificar reses y vender su carne, lo visitaron los amigos de lo ajeno en su pequeño conuco donde pastorea sus animales, y allí mismo le mataron un toro y le dejaron de consolación la cabeza y el tripero del animal, por supuesto, se llevaron toda la carne.

Pero esto no es lo insólito ya que ahorita el robo, el atraco y todo delito, es harto habitual; es lo común y rutinario en esta Nueva Esparta azotada por el hampa. Lo asombroso e “inexplicable” es que todo esto sucedió a 50 metros al frente de la garita del destacamento militar acantonado en La Montaña de Matasiete: nadie vio ni escuchó nada, ni siquiera los guardias de turno, en fin, nadie sabe nada.

Ahora bien, nos preguntamos, ¿es posible que el sacrificio de un animal como éste se pueda hacer sin ruido, si como bien sabemos, los berridos se pueden escuchar a kilómetros de distancia y más aún en el silencio de la noche? Bueno, al menos que el toro sea mudo. ¿Todo lo hicieron en la oscuridad, sin encender ni siquiera un fósforo?

Allí queda eso, quien tenga ojos… quien tenga oídos… y quien tenga, al menos, dos dedos de frente, saque sus propias conclusiones. Después no quieren que los ciudadanos con un mínimo de criterio piensen mal. Estas son las cosas que pasan cuando por el deshonor de algunos, el honor del colectivo, tiende a extraviar su divisa. Por ahora está bueno, hasta el próximo zaperoco.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES