• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
25 de septiembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Irrespeto a la Constitución
Un gobierno con estas credenciales pretende ofrecer a los venezolanos un proceso “constituyente” que es una farsa, un trapo rojo para distraer la atención ante la grave crisis que vivimos, un descarado fraude a la normativa constitucional.
Luis Longart Guerra | longartguerra51@gmail.com

16 May, 2017 | Este gobierno viola constantemente la Constitución Nacional en lo atinente a la soberanía popular.

El caso de las gobernaciones y alcaldías ganadas por la oposición es francamente grotesco. A los gobernadores de Miranda, Lara y Amazonas no sólo les designaron funcionarios paralelos, sino que inhabilitaron ilegalmente a Capriles y a Guarulla. En relación con las alcaldías la situación es patética. En Caracas mantienen preso a Ledezma, en San Cristóbal también apresaron a Ceballos, en San Diego, Carabobo, a Vicenzo Scarano, en Aragua, apresaron al alcalde Delson Guarate del municipio Briceño Iragorri, en Maturín a Warner Jiménez, en Guasdualito, Apure, destituyeron ilegalmente a su Alcaldesa, Lumay Barreto, y ahora en Barquisimeto, pretenden destituir a su alcalde Alfredo Ramos. Es decir, lo que el gobierno no gana por elecciones democráticas, lo arrebata como Jalisco con la complicidad de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, uno de las instituciones más oprobiosas de este régimen irrespetando de manera flagrante la voluntad popular.

Un gobierno con estas credenciales pretende ofrecer a los venezolanos un proceso “constituyente” que es una farsa, un trapo rojo para distraer la atención ante la grave crisis que vivimos, un descarado fraude a la normativa constitucional.

Este gobierno aparece acorralado y representa una minoría violenta y desesperada. Una minoría que pretende imponer a troche y moche, por la fuerza bruta, sus absurdas posiciones políticas. Tal pretensión profundizará la crisis por cuanto el gobierno es prisionero de su tendencia militarista y corrupta.

Las movilizaciones de calle, la represión cruel, injusta y desproporcionada de las fuerzas policiales y la Guardia Nacional, la participación de grupos paramilitares afectos al gobierno y la presión internacional representan una verdadera olla de presión ante la calamitosa situación nacional. Cerca de 40 fallecidos, en su inmensa mayoría jóvenes, centenares de heridos y detenidos son el lamentable saldo de estas heroicas jornadas de lucha por la recuperación democrática.

Ya ningún gobierno puede escudarse en la soberanía nacional ni en la autodeterminación de los pueblos para tratar de burlar la observación y el debate de sus ejecutorias en los organismos internacionales.

La aguda crisis que vivimos tiene una solución democrática. El pueblo debe decidir el destino del país. El pueblo debe decidir si quiere o no una Asamblea Constituyente. La Constitución de la República no requiere de diálogos para la concreción de su normativa. Ya está vencido el período de los gobernadores y diputados a los consejos legislativos y como tal debe convocarse las elecciones regionales y está por vencerse el periodo de los alcaldes y concejales y debe llamarse a las elecciones de alcaldes.

Es lo establecido en la Constitución y en la ley, es lo correcto, justo y constitucional. Lo demás, son maniobras y trampas caza bobos y ya nuestro pueblo no se traga esos cuentos.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES