• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
19 de noviembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Una "revolución" sin pueblo
No se puede tapar esa realidad con un fusil o con una tanqueta, y mucho menos con la estratagema constituyente, que ahora está más deslegitimada que antes. Pero no nos confundamos: el plebiscito reitera un mandato de cambio, y si lo reitera, es precisamente porque ese mandato todavía está pendiente de ser cumplido.
Fernando Luis Egaña | flegana@gmail.com

20 Jul, 2017 | El plebiscito o la consulta popular ha confirmado lo que se sabía desde las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, lo que reflejan todas las encuestas respetables en Venezuela (que las hay), y lo que representa más de 100 días de protestas sociales en todo el país: en pocas palabras, que la abrumadora mayoría de los venezolanos rechaza a la hegemonía roja que encabezan Maduro y los suyos; lo que dicho de otra manera significa que el conjunto del país aspira un cambio de fondo, efectivo, real, verdadero, que abra una nueva etapa hacia la reconstrucción de Venezuela.

No se puede tapar esa realidad con un fusil o con una tanqueta, y mucho menos con la estratagema constituyente, que ahora está más deslegitimada que antes. Pero no nos confundamos: el plebiscito reitera un mandato de cambio, y si lo reitera, es precisamente porque ese mandato todavía está pendiente de ser cumplido. ¿Pudo cumplirse antes? Sostengo que sí, pero faltó la suficiente voluntad para ello en algunos sectores influyentes de la oposición política. ¿Puede cumplirse ahora? Sostengo que no es que se puede, es que se debe cumplir. Las condiciones están dadas para ello.

No se debe perder esta inmensa oportunidad de cambio que brinda el pueblo venezolano, con su coraje político y con sus gravosas necesidades económicas y sociales.

Dicho esto, debe reconocerse la calidad operativa del plebiscito o la consulta popular. Muy bien organizado, y en un ambiente de expectativa afirmativa. El aparataje del CNE y el despliegue del Plan República no hicieron falta para nada. Al contrario. La naturaleza puramente cívica, comunitaria, vecinal del proceso, le dieron una configuración que nos reconcilia con lo mejor de nuestro país. Y esto fue así, desde Catia hasta Caurimare. Desde Maracaibo hasta Margarita.

La llamada "revolución" ha sido un período traumático de la historia venezolana, que terminó corroyendo los cimientos de la república, de la democracia, del Estado y de la economía, y que sumió al país en una espantosa crisis humanitaria a pesar de la bonanza petrolera más prolongada y caudalosa de los anales.

Un fracaso histórico, si los hay. Por eso la abrumadora mayoría del pueblo venezolano rechaza al poder establecido, y a su hegemonía despótica, depredadora, envilecida y corrupta; que es lo que siempre ha sido, aunque lograra disfrazarse con ropajes de justicia social. La "revolución" tiene violencia, tiene privilegios, tiene obsesión de continuismo, pero lo que no tiene es pueblo. De allí que Venezuela no pueda seguir esperando por el cambio que reclama y necesita.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES