Porlamar
19 de septiembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Honremos al Libertador
Simón Bolívar fue un militar y político de la Capitanía General de Venezuela y una de las figuras más destacadas de la emancipación americana frente al imperio español.
Dante Rivas | ne.danterivas@gmail.com

7 Ago, 2017 | Este 24 de julio los venezolanos conmemoramos una fecha de suma importancia para nuestra patria: el natalicio de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco, nuestro Libertador. Han pasado 234 años de aquel día y hoy puedo decir sin duda alguna que sus pensamientos y su legado bolivariano están más vigentes que nunca en nuestro país.

Simón Bolívar fue un militar y político de la Capitanía General de Venezuela y una de las figuras más destacadas de la emancipación americana frente al imperio español. Contribuyó de manera decisiva con la independencia de Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela, con acciones ejemplares y una lucha firme, sin descanso, llena de valores y contenido.

Es considerado el “Hombre de América” y una destacada figura de la Historia Universal precisamente por el legado político que dejó en diversos países latinoamericanos. Y en Venezuela, donde ha sido ampliamente reconocido -especialmente por el comandante Chávez- sus pensamientos se convirtieron prácticamente en una línea de acción, un verdadero ejemplo de rectitud que estamos empeñados en seguir e inculcar en las generaciones que se están formando.

En sus cartas, decretos y proclamaciones dejó claro el carácter esencial de la virtud, la moral y la educación para mantener un régimen de libertad. Nos habló de justicia, de igualdad, del amor y respeto a la patria, de las buenas costumbres y la gloria de ser útil, premisas que debemos recordar, y sobre todo aplicar, hoy y siempre.

De todos sus extraordinarios pensamientos quiero llamarlos a reflexionar sobre los referidos a la educación dada la importancia que tienen en el contexto que estamos viviendo. Bolívar nos dijo que una República libre solo sería posible si sus habitantes son cultos y que las naciones marchan hacia su grandeza al mismo paso que avanza su educación. También afirmó que “nuestras discordias tienen su origen en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad”. Por eso les pido de corazón que nos formemos y nos enrumbemos hacia el camino de la paz y el desarrollo.

Otra de sus ideas fue que “los empleos públicos pertenecen al Estado y que ninguno que no tenga probidad, aptitudes y merecimientos es digno de ellos”, y en este me detengo convocando a nuestros servidores públicos a dar siempre lo mejor de sí a favor del pueblo. Un trabajador público debe ser un ejemplo de corrección y honestidad, con moral y luces. Mantengamos con orgullo aquellos principios del Libertador. Honrémoslo y seamos cada día mejores. Un abrazo.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES