• 05:23pm  La FAO advierte de problemas con alimentos en Latinoamérica a partir del 2030

  • 05:21pm  Detienen a un exfiscal venezolano por un supuesto caso de extorsión

  • 05:20pm  Un total de 90 películas iberoamericanas competirán en los Premios Fénix

  • 05:05pm  Cientos de dominicanos se congregaron para observar eclipse en Santo Domingo

  • 05:04pm  Eclipse atrae a cientos de curiosos en cada observatorio de Nicaragua

  • 05:02pm  Desierto más árido del mundo renace florido en Chile tras sorpresivas lluvias

  • 04:54pm  GM fusiona la seguridad cibernética y de vehículos en un solo cargo

  • 04:52pm  Un terremoto de magnitud 3,6 Richter sacude la isla italiana de Ischia

  • 04:52pm  Policía incauta una tonelada de marihuana en el noreste de Argentina

  • 04:49pm  Tillerson explica el plan de Trump para Afganistán a los países de la región

  • 04:49pm  Wall Street cierra mixto y el Dow Jones avanza un 0,13 %

  • 04:49pm  López Obrador tiene los genes de Maduro y Chávez, advierte Vicente Fox

  • 04:48pm  CRÓNICAS INTERNACIONALES

  • 04:45pm  La bolsa de Sao Paulo pierde el 0,12 % y cierra en 68.634 puntos

  • 04:45pm  Brasil y Paraguay reiteran su compromiso contra criminalidad en la frontera




Porlamar
22 de agosto de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






"Bajarle dos" a la intensidad
Los tiempos de los países son mucho más lentos que los tiempos de las personas. Y por eso hay que tener paciencia (sí, sé que cada vez es más difícil tenerla). Pero la paciencia es una gran virtud en esta situación.
Carolina Jaimes Branger | @cjaimesb

7 Ago, 2017 | Sí da mucha rabia. Sí es injusto. Sí es inconstitucional. Sí es marrullero. Sí es, sí es, sí es. Pero como “es”, hay que pensarlo con frialdad. Vuelvo a usar esa ilustrativa cita “no hagas promesas cuando estés feliz, no tomes decisiones cuando estés triste y no respondas cuando estés enojado”.

La asamblea constituyente –que no sé si se habrá instalado o no cuando escribo este artículo- no es el fin del país, ni de la lucha por la libertad y la democracia. Es sólo un gran escollo en el camino puesto por una gente que definitivamente, no sabe, ni quiere (porque a estas alturas ya ni puede), jugar limpio. En este peligroso juego que están jugando, les va la vida.

Los tiempos de los países son mucho más lentos que los tiempos de las personas. Y por eso hay que tener paciencia (sí, sé que cada vez es más difícil tenerla). Pero la paciencia es una gran virtud en esta situación.

Creo que debemos dar la lucha en todos los frentes y uno de los más importantes de esos frentes es el electoral. Muchos me dirán como me dijo mi querida amiga Thays Peñalver –y con toda la razón- que ir a un proceso electoral es reconocer a un gobierno que estamos calificando de ilegítimo. Pero el mundo lo entendería: es uno de los pocos escenarios que nos quedan. Entonces tiemblo cuando escucho decir “no voto más nunca con este CNE” porque es precisamente lo que necesita el gobierno: la abstención. Así piensan demostrarle al mundo que los 7 millones que firmamos el 16 de julio sólo existimos en el papel. ¿Les vamos a hacer el juego? Las elecciones regionales son –si es que son- en diciembre. No perdemos nada inscribiendo candidatos y más tarde tomaremos la decisión de si se va o no se va. Pero ante la situación que tenemos, no debemos perder opciones de maniobra. Sé cuán atractivo suena para tantos el discurso de desconocer, montar gobierno paralelo, incluso creer que los marines vendrán a poner orden en este desorden. ¿Y si no pasa nada de eso? Hay que cubrir todos los escenarios. Vamos a pensar fríamente qué nos conviene más. A veces resulta que lo más conveniente es lo que menos nos gusta. Con las comidas lo vemos a menudo: lo que más nos deleita es lo que nos hace daño. Así que analicemos desapasionadamente nuestras conveniencias. “Bajémosle dos” a la intensidad.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES