Porlamar
21 de julio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Del fraude y la ingobernabilidad
Sin embargo, aparte del fraude obsceno y comprobado que vimos los venezolanos en esa oscura fecha hay una situación mucho más grave que se desarrolla en paralelo. Nos referimos al incremento de la ingobernabilidad del país. Nada nuevo de lo que ha sido una constante durante años.
Luis Eduardo rodríguez | rodriguezluiseduardo@gmail.com

10 Ago, 2017 | Como estaba previsto, nació la Asamblea Nacional Constituyente bajo el manto del fraude, el engaño y la ilegalidad. El inefable CNE avaló -como era de esperar- la infame puesta en escena de lo que es considerado la mayor estafa electoral jamás antes vista en toda la historia del país. Sus promotores no solo se encargaron de falsificar la verdad sino de intentar engañar al pueblo y a la comunidad internacional con cifras inexistentes y virtuales llegando al colmo de mentirle a sus propios seguidores al tener de antemano las listas de los escogidos por la viciada cúpula roja dejando en sus militantes el amargo sabor de engaño y manipulación de lo que fueron objeto de forma insolente.

Al día siguiente del zarpazo fascistoide comenzaron a dar muestra de las verdaderas intenciones del fraudulento proceso: linchamiento institucional de la Fiscal, sin tener las facultades para hacerlo; instalación de una fulana “comisión de la verdad” (?) seguramente transmutada en instancia de persecución política y cacería de brujas al más puro estilo de la dictaduras de los años 60 y la impúdica propuesta de que el mamarracho constituyente se extienda por -¡dos!- largos años para así justificar todas las tropelías que se vaticinan.

Sin embargo, aparte del fraude obsceno y comprobado que vimos los venezolanos en esa oscura fecha hay una situación mucho más grave que se desarrolla en paralelo. Nos referimos al incremento de la ingobernabilidad del país. Nada nuevo de lo que ha sido una constante durante años. Este país no tiene gobierno, tiene mandones. No hay direccionalidad alguna más allá de las cansonas, cursis y desfasadas consignas de siempre. La anarquía ignorante y gorila se instaló en el régimen y ya comienzan a verse los síntomas de la metástasis en las estructuras de nación. Venezuela colapsa.

La ingobernabilidad de un país se produce, entre otras razones, cuando se presenta una relación inestable entre Democracia y economía, se observa deslegitimación de la autoridad y pérdida de liderazgo en el ejercicio de las funciones de gobierno, hay ausencia de ética ciudadana y valores republicanos como ejemplo modélico para con la población, se evidencia divorcio manifiesto entre la institucionalidad y los derechos políticos de los ciudadanos y se exhibe la falta absoluta de políticas públicas eficaces, por solo nombrar algunas.

Pues bien, el régimen militar-madurista cumple a cabalidad con todas ellas, y más. No existen planes de desarrollo, los consume la anarquía, la ignorancia y el asalto impúdico al Tesoro Nacional; se coartan las libertades democráticas, se viola la Constitución y los Derechos Humanos de manera arbitraria y reiterada, se atenta contra las instituciones y las toman por asalto, se les niega a los ciudadanos el derecho a vivir con seguridad y servicios públicos eficientes y al alcance de todos, se desprecia y reprime a los que piensan diferente y así hasta el infinito.

Fraude e ingobernabilidad es lo que se vive en Venezuela. No hay gobernanza de ningún tipo y el país ha devenido en Estado fallido.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES