• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
13 de diciembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






La fama de nuestro dictador
Apenas contra Augusto Pinochet hubo una condena por la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en 1977. La OEA jamás le condenó. Contra los funcionarios de estas dictaduras jamás hubo sanciones de parte de Estados Unidos. Los gobiernos o expresidentes de otros países no se reunían para condenarlos ni cuestionarles.
Pedro Salima | psalima36@gmail.com

11 Ago, 2017 | En medio de la crisis que sufre el país, disfrutamos de notoriedad internacional. Cualquier habitante de cualquier país puede tener en primera plana de cualquier periódico las noticias sobre el baño de sangre, las violaciones a la Constitución, los asaltos a los poderes públicos que el dictador Maduro lleva adelante. Bien podríamos decir que nuestro tirano particular es la envidia de todos los dictadores. Un Chapita Trujillo, a pesar de sus desmanes en República Dominicana, de los casi 60 mil muertos que se le atribuyen, de la inmensa fortuna que hizo durante su dictadura; un Augusto Pinochet, quien necesitó de un estadio para meter los muertos de sólo sus primeros días, considerado el más represivo y sanguinario de los dictadores, que no hay cifras exactas de cuántas vidas humanas acabó, ni cuánta tortura y desaparición forzada cometió; ni un José Rafael Videla, quien en su primer año en el poder desapareció 15.000 personas, y todavía le suman muertos y desaparecidos en Argentina; ni Anastasio Somoza, que hizo de la Guardia Nacional de Nicaragua una fuerza criminal a su servicio y amasó una incalculable fortuna durante 20 años de dictadura; un Alfredo Stroessner que entre 1954 y 1989 se hizo famoso por la cantidad de asesinatos, deportaciones, encarcelamientos, torturas, persecuciones, desapariciones forzadas, y convirtió a Paraguay en el paraíso de los asesinos nazis que huían de las justicia; ni uno de ellos tuvo la atención en el mundo que hoy tiene Nicolás Maduro. Apenas contra Augusto Pinochet hubo una condena por la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en 1977. La OEA jamás le condenó. Contra los funcionarios de estas dictaduras jamás hubo sanciones de parte de Estados Unidos. Los gobiernos o expresidentes de otros países no se reunían para condenarlos ni cuestionarles. Al contrario, Augusto Pinochet y José Rafael Videla compartieron sonrientes con el resto de mandatarios latinoamericanos en la sede de la OEA en 1977. Para la fecha en la Comisión de Derechos Humanos de la OEA había miles de denuncias contra estos dictadores. Oídos sordos.

El secretario general de la OEA de la época, Alejandro Orfila, les saludó de lo más cordial, casi como hermanos.

Con el tema de las matanzas, recordemos que 1966 Estados Unidos envía armas, asesores y “boinas verdes” a Guatemala, en el marco de una muy cristiana campaña contrainsurgente. Un informe del Departamento de Estado reconoce que: “para eliminar a unos pocos cientos de guerrilleros habrá que matar quizás a 10 mil campesinos guatemaltecos”. La OEA no se pronunció para nada, a lo mejor los campesinos le son insignificantes.

Con Venezuela, la OEA y gobiernos de países hermanos han mostrado su amor. Por ejemplo, cuando en 1948 un grupo de militares hambrientos de poder derrocaron el gobierno electo del novelista Rómulo Gallegos, la OEA no emitió ningún pronunciamiento. Tampoco lo hicieron los gobiernos de Colombia, México, Panamá y Perú, tan ocupados en seguirle los pasos a nuestro dictador particular de ahora.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES