• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
17 de octubre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Confusión e ignorancia en la "nueva clase"
Parte considerable de los problemas de orden teórico y que se reflejan con crudeza en los hechos prácticos y cotidianos, en el llamado proceso revolucionario venezolano, es la crasa y notoria ignorancia de los miembros de la “nueva clase” hoy en el poder, en torno al pensamiento marxista.
Walter Castro Salerno | walterjosecastro@yahoo.es

12 Ago, 2017 | El análisis crítico de la evolución humana, a mediados del siglo XIX, alcanzó una elevadísima cota de originalidad y rigor científico con la obra de Carlos Marx. Lo hizo tanto por la filosofía concebida para el examen histórico de los hechos sociales y económicos desde los albores de la civilización, como en la metodología empleada para estudiar las contradicciones generadas en el seno de la sociedad, durante el complejo proceso de producción, distribución e intercambio de bienes, la acumulación de capital, el surgimiento de la plusvalía y numerosas otras importantes categorías. De estas últimas ciertamente, el concepto de lucha de clases. El antagonismo entre éstas, por el control de los medios de producción, culmina, las más de las veces en forma inatajable y violenta, por la suplantación del orden anterior, compuesto por un conjunto de “superestructuras” (la cultura, la religión, el derecho y las instituciones jurídicas, las tradiciones, etc.) las cuales expresaban el poder de quienes detentaban la antigua hegemonía.

Parte considerable de los problemas de orden teórico y que se reflejan con crudeza en los hechos prácticos y cotidianos, en el llamado proceso revolucionario venezolano, es la crasa y notoria ignorancia de los miembros de la “nueva clase” hoy en el poder, en torno al pensamiento marxista. Ello tiende, en líneas generales, a su tergiversación, adulteración, manoseo chimbo y demagógico, cansona repetición dogmática de frasecitas y clichés. Pero sobre todo a una terrible confusión. El objetivo es que nadie piense o discuta. Como a la “nueva clase”, la cual parasita y copa el Estado con sus familiares y “enchufados”, usufructúa la plusvalía generada en las empresas expropiadas, las divisas, las riquezas y recursos nacionales, lo único importante y necesario es la preservación a toda costa de sus privilegios y de “su” hegemonía, pues al carajo la ideología. Pulverizada ésta, como la moneda nacional ante la hiperinflación, lo que priva es, como ya sabemos, confusión.

Desorden mental. Indigencia intelectual. Tal es así, con el concepto marxista de la lucha de clases. Marx jamás habló de pleitos racistas. Aquí han hablado de “lucha de razas”. Según algunos en Curiepe o Cariaco, El Callao, en Guinea o el Congo o Harlem, conformados mayormente por afrodescendientes, pues no habría lucha ni antagonismos de clases sociales. Tampoco estos existirían en el seno de comunidades indígenas. Es indispensable un serio y disciplinado esfuerzo, especialmente de los jóvenes en el estudio, análisis y consecuencial debate de este y muchos otros complejos temas. Sólo así podrán irse desmontando uno por uno, los peldaños con los cuales escaló y se empinó hacia el control omnímodo del poder, “la nueva clase”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES