• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
20 de septiembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 28°C






Luces de mi infancia
Hoy, cuando mi niñez juega con mis vejez, evoco sus ilustres nombres para agradecerles sus grandes lecciones y, por haber dado luces a los años de mi infancia.
Tarcicio Rodríguez

12 Ago, 2017 | Una deuda viaja por las rendijas sensibles de mi existencia, en atardeceres de inviernos, cuando evoco un ayer. Ella está presente en el debe y haber del libro de mis cuentas. Es una deuda impagable. No se puede saldar ni con todo el dinero del mundo. Es una deuda que llevo en mi conciencia hasta que la muerte me alcance.

Seis seres especiales son mis acreedores. Ellos, en los primeros años de mi vida, dieron luces a esos caminos oscuros por donde viajaba mi conciencia. Ellos avivaron en mi ser la búsqueda permanente de la esencia de las cosas. Ellos desterraron las tristezas y las soledades que atormentaban mi alma. Ellos me entregaron, con todo su amor y bondad, ese mundo ideal donde debía habitar. Ellos fueron, en verdad, los héroes de mi infancia.
Lourdes Campos, tú escribiste, maestra, en la pizarra virginal de mi niñez, el abecedario y los guarismos que aún gravitan en las cumbres borrascosas de mi conciencia. Te llevo por siempre en el silencio profundo de aquel niño que sigue soñando utopías, en los escombros del tiempo; Annerys Espinoza Bello, tú regaste mis entrañas con agua bendita del manantial de tu ser; Magalis Gil, tú me enseñaste que hay que sacudirse los polvos del camino para atrapar esperanzas; Cruz (Cucha) Bellorín, tú sembraste, en un pedazo de tierra fértil de mi conciencia, la semilla próspera de la sabiduría y el amor; María Emma Quijada (Chicha), tú transformaste la visión del mundo que habitaba. La música era un fuego que ardía en tu cuerpo. En mis instantes de nostalgias, cuando el viento susurra tu nombre, dejo correr el silencio para que no se detenga el viento; Alberto Figueroa, tú me enseñaste que la solidaridad es el valor sublime para alcanzar la hermandad.

Hoy, cuando mi niñez juega con mis vejez, evoco sus ilustres nombres para agradecerles sus grandes lecciones y, por haber dado luces a los años de mi infancia.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES