• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
23 de octubre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






A través del canto Isbeth María desnuda el alma musical
Durante años participó en corales, pero no fue sino en 2016 cuando grabó por primera vez, al participar en el CD de Los Del Valle con melodiosa voz en el tema “En Oriente hay una flor”.
Yanet Escalona @YanetEscalona

Foto: SOPHIA HERNÁNDEZ@sophiahernàndezg

Isbeth Rada es una mujer dinámica, emprendedora y madre de dos hijos: Glenn (27) y César (8), que son su sol. / Foto: SOPHIA HERNÁNDEZ @sophiahernàndezg

12 Ago, 2017 |Haber participado en 2016 en el CD de Los Del Valle, que cada año graban destacados músicos por el mes de la Virgen, tiene para Isbeth María Rada un significado especial pues además de que es un homenaje a la Patrona de Oriente, también resulta un disco de factura técnica y calidad musical, en el que se cuidan los detalles.

A Isbeth le correspondió el tema “En Oriente hay una flor”, letra y música de Pablo Camacaro, un tema que interpretó con gran expectativa porque era la primera vez que grababa.

Esta mezzosoprano aún tiembla al recordar la fecha de presentación en tarima, frente a la Basílica Menor de El Valle y ante centenares de personas. Agradeció a los músicos Juan Rojas y José Motta al invitarla y darle esa gran oportunidad de participar en esta producción.

PRIMEROS PASOS

De niña, Isbeth María Rada comenzó los estudios de Teoría y Solfeo en Macuto, estado Vargas, que le permitieron dar lectura a un lenguaje musical que progresivamente fue comprendiendo.

Sin embargo, una vez bachiller, circunstancias de la vida la llevan a la Universidad de Oriente núcleo Nueva Esparta, donde egresó en 1999 como Técnico Superior Universitaria en Administración de Empresas Hoteleras.

Comenzaría experiencias laborales, nada vinculadas al pentagrama musical.

Se desempeñó en hoteles, también como ferrymoza, gerente de una empresa familiar de repostería criolla y como auxiliar de abordo en vuelos domésticos a Canaima y Los Roques.

Al recrear episodios de su vida, afirma que todas han sido experiencias importantes, pero nunca dejó de lado el canto. Durante siete años integró la Coral Universitaria “Inocente Carreño” de la Udone, bajo la dirección de Roky Viscuña, y otros cinco años en la Coral D’Canto, con Ángel Marino Velásquez en rol de director.

Asegura, por ello, que la música siempre ha sido, y será parte de sí misma, de ese cúmulo de sentimientos y reminiscencias, mientras se enfrasca en proyectos discográficos futuros, a paso sereno, pero desnudando el alma.

Cantarle a la Virgen ha sido una experiencia maravillosa. Y el día en que presentamos el disco en la tarima, frente a la Basílica, estaba bastante nerviosa porque era la primera vez frente a tanto público”.

Isbeth María Rada indica que en su familia casi todos tienen la vena artística. En casa, su mamá cantaba, el padre tocaba la guitarra y los hermanos cultivaban el arte en diferentes manifestaciones. En su caso, se inclinó por el canto y en los ratos libres, su esparcimiento es la música. “Cuando nos reunimos en casa, siempre terminamos cantando. Eso es muy tradicional en la familia venezolana”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES