Porlamar
17 de julio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






"Barón" Ramos y "Churro" Aguilera
"Barón" Ramos fue un hombre amable, caballero de palabra y trato, servicial, respetuoso y hasta el fin de sus días fiel a la tradición religiosa y deportiva de su Porlamar nativo. Lorenzo "Barón" Ramos, porlamarense integral, gran devoto de nuestro patrono San Nicolás de Bari, formó parte durante mucho tiempo de la Junta Directiva de sus festividades.
Luis Longart Guerra| | longartguerra51@gmail.com

12 Sep, 2017 | En días recientes fallecieron dos ciudadanos ejemplares, insignes porlamarenses, grandes deportistas del beisbol de su época, demócratas a toda prueba y hombres de bien: Lorenzo "Barón" Ramos y Jesús Rafael "Churro" Aguilera”. Casi nadie los conocía por sus nombres civiles, sino por sus sobrenombres, simplemente "Barón" y "Churro". Los dos fueron buenos amigos de mis padres.

Lorenzo "Barón" Ramos, porlamarense integral, gran devoto de nuestro patrono San Nicolás de Bari, formó parte durante mucho tiempo de la Junta Directiva de sus festividades, trabajó en la administración del Centro Clínico Margarita y en su pasión favorita, el beisbol, fue uno de los grandes toleteros de los equipos que integró junto a Pablo Mata, Arnaldo "Mono" González, César Demetrio "Meche" Suárez, Juan González, Luis Longart, Luis "Licho" Fermín, "Chico" Milano, Isaías Vizcaíno y Jesús Rafael
"Churro" Aguilera, entre otros.

"Barón" Ramos fue un hombre amable, caballero de palabra y trato, servicial, respetuoso y hasta el fin de sus días fiel a la tradición religiosa y deportiva de su Porlamar nativo.

Jesús Rafael "Churro" Aguilera, porlamarense del centro de la ciudad, al igual que "Barón" Ramos, abogado, ejerció su profesión en Caracas para luego venir a radicarse definitivamente en su terruño insular. "Churro", siempre cordial, ocurrencia oportuna y de palabra franca. Ejerció la actividad política llegando a ocupar la Gobernación del estado. Cuento una anécdota con el "Churro", que pocos saben. Corría el año 1978, año de elecciones, y quien suscribe era jefe de la campaña de J. V. Rangel en el estado.

Avisan del comando de campaña que en la gira de Rangel a Margarita venía un solo escolta y me pedían conversar con alguna autoridad regional para reforzar la seguridad del candidato presidencial. Llamé al "Churro" Aguilera, quien gustosamente accedió y puso a la orden a dos agentes de inteligencia de la policía regional.

Vino Rangel y el último acto fue en el municipio Antolín del Campo. Al terminar, los compañeros invitaron a un almuerzo de chivo guisado con arroz. Al rato, Rangel me dijo para despedirnos ya que al final de la tarde debía regresar a Caracas. Así lo hicimos y le agradecimos a los agentes que habían acompañado al escolta que su tarea había terminado y que podían retirarse, pero ellos insistieron en quedarse. Al día siguiente, me llama "Churro" para decirme que los agentes habían perdido sus armas de reglamento.

Le dije que no sabía nada de eso y le expliqué lo que he narrado. Regresé al sitio de la reunión y nadie sabía de eso. ¿Qué pasó ahí? No sé. "Churro", cada vez que me veía, me decía; ¿Luisito, donde están los revólveres de los policías? La respuesta era la misma: "No sé, Churro".

Ya no están con nosotros estos dos porlamarenses, "quién sabe, a lo mejor, hoy, en este día, están porlamareando por los campos celestiales", como lo dijo "Churro" refiriéndose a sus amigos fallecidos, en su discurso el 26 de marzo de 1985 con motivo del Día de Porlamar.

A "Barón" y "Churro", porlamarenses de ayer, hoy y siempre, rendimos este sencillo homenaje. Honor a quien honor merece.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES