• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
19 de octubre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Encarnación (Cachón) Moya: mensajero de la solidaridad
La oración elevaba tu alma al Señor. Ese amor infinito al prójimo. Así te recuerdo Cachón Moya. Esa es la fotografía que guardo de ti, en el álbum secreto de mi niñez.
Tarcisio Rodríguez

10 Oct, 2017 | La Fuente, en Antolín, fue cuna de tu nacimiento. Allí quedó sembrado tu ombligo. ¡Para siempre! Es tu catedral que se levanta como espiga de amor, entre surcos de esperanzas, para entregar los frutos de la vida. Allí, entre el follaje de una naturaleza virginal, sentiste la fuerza telúrica de esa espiritualidad insoslayable que el Creador te regaló.

Padres abnegados, dedicados a las labores del campo, para extraer el sustento y sobrevivir a las necesidades. Aquel conuco, bendecido por la gracia Divina, fue manantial de existencia. Una oración, revestida de fe por lo que se tiene y por lo que se hace, fue cotidianidad en tu hogar. La entrega, en toda su dimensión, al misticismo.

Así fue tu mundo. Un niño rezando, en familia, para tratar de alcanzar el camino de la espiritualidad. Tu apostolado, servir al prójimo. El verdadero legado de aquel hombre de pelo largo, que murió en la Cruz, para la salvación de la humanidad. No sé, pero a veces pienso que esos cerros que bordean la geografía de tu comarca, tienen un enigma. Si me lo permites, puedo decir sin ningún atisbo de duda, que La Fuente es el altar del misticismo en Antolín.

Tu oficio de enfermero te hizo sentir, en lo más profundo de tu ser, esa llama que no quema, pero que aviva el alma, para hacer más humano al humano. Servir sin recibir nada a cambio. Ser solidario. En ese trajín del oficio aprendiste también a "preparar muertos", actividad que ejecutaste con gran maestría. Lo disfrutabas al máximo. En voz baja, era tu tono, contabas a los deudos los intríngulis de tu trabajo.

Hombre flaco. Pelo blanco. Guayabera blanca. Zapatos blancos. Una calilla de tabaco en la boca. ¡Gran personalidad! Esa era tu estampa.

La oración elevaba tu alma al Señor. Ese amor infinito al prójimo. Así te recuerdo Cachón Moya. Esa es la fotografía que guardo de ti, en el álbum secreto de mi niñez.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES