• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
24 de noviembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Hay que seguir
Sin embargo, si levantamos la mirada, nos daremos cuenta de que estamos pasando por un momento anímico similar al de las derrotas sufridas en el revocatorio del 2004 y en las presidenciales de 2013. En ambos casos fuimos capaces de recomponer nuestras fuerzas y seguir avanzando.
Manuel Narváez | narvaezchacon@gmail.com

9 Nov, 2017 | Las derrotas son dolorosas, algunas de ellas cruelmente dolorosas; particularmente cuando ocurren sorpresivamente y ahogan el grito de júbilo que se gestaba en la garganta. Entonces sentimos en el estómago la punzada de la estocada que no vimos venir, se nos arruga el corazón; hay frío en las manos y en el alma, el rostro lívido, y los sollozos que desarreglan la respiración.

En tiempos bíblicos, los derrotados se arrancaban barbas y cabellos, rasgaban las túnicas, ponían ceniza en la cabeza y gemían a grandes voces; al parecer esa era una manera muy eficaz para dejar atrás los rigores del fracaso. Hoy somos menos histriónicos, quizás es por ello que frente a la derrota, hay quienes desarrollan conductas autodestructivas.

Esta última actitud parece ser la adoptada por la oposición venezolana después del 15 de octubre. El desconcierto ante un resultado no esperado, desató a los demonios de las recriminaciones mutuas que terminaron provocando la implosión final de la MUD. Hoy todo es confusión e incertidumbre y muchos piensan que no es posible salir de este gobierno inepto y criminal.

Sin embargo, si levantamos la mirada, nos daremos cuenta de que estamos pasando por un momento anímico similar al de las derrotas sufridas en el revocatorio del 2004 y en las presidenciales de 2013. En ambos casos fuimos capaces de recomponer nuestras fuerzas y seguir avanzando.

Vistas así las cosas, pareciera que un Dios olímpico iracundo se hubiera ensañado en contra de los venezolanos, sometiéndonos al mismo castigo con el que condenaron a Sísifo. Imitando la conducta de ese tenaz personaje, en este momento ya muchos venezolanos hemos recomenzado a empujar la pesada piedra de cara a las elecciones de alcaldes. Nuestra terca constancia y los pies de barro del falso dios que nos oprime, terminarán por abrir cauce a una nueva Venezuela.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES