Porlamar
21 de septiembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






El Odiómetro
Explicó que la camarilla oficialista, en lugar de procurar terminar el sufrimiento del soberano, al cual el mayor salario mínimo de la historia contemporánea no le alcanza para comprar un rollito de papel tualé (ya está a 14 mil simones cada uno), no solo apuntala ese padecimiento, sino que se propone obligar a los venezolanos a amar al régimen, caerle a besitos al Embustero y darle las gracias por tales favores recibidos.
Marcos Tineo M. | tineo.marcos@gmail.com

12 Nov, 2017 | "Ámame y luego, repíteme hasta enloquecer, te quiero", cantaba a finales del siglo pasado José Luis Perales, unos años antes del que el ahora Difunto llegara al poder, recordó el tío Caballo Rojo cuando se me acercó. "Creo yo que la letra de esa canción falta en la recién aprobada Ley Contra el Odio para convertirla en un perverso y masoquista poema".

Lo freno y le pregunto si no le parece que son epítetos demasiado fuertes para con una ley que condena precisamente ese tipo de expresiones. "De ninguna manera, sobrino, por lo contrario, no hay palabra decente para calificar ese bodrio que acaban de aprobar los resentidos de la recontraconstituyente, quienes lejos de cumplir el propósito de redactar una nueva constitución, objetivo para el cual se autonombraron ilegalmente, se han empeñado en acompañar al Embustero en su tarea de acabar con los venezolanos".

Explicó que la camarilla oficialista, en lugar de procurar terminar el sufrimiento del soberano, al cual el mayor salario mínimo de la historia contemporánea no le alcanza para comprar un rollito de papel tualé (ya está a 14 mil simones cada uno), no solo apuntala ese padecimiento, sino que se propone obligar a los venezolanos a amar al régimen, caerle a besitos al Embustero y darle las gracias por tales favores recibidos.

"Por eso digo que es una ley perversa que pretende convertirnos en masoquistas, objetivo que parecen haber logrado, al menos en todos aquellos que votaron por sus candidatos a gobernador y que ratificarán en diciembre cuando vuelvan a hacerlo por sus aspirantes a alcaldes. Le ruego que me disculpe sobrino, pero yo me desespero cuando veo que a los niños de las escuelas le están poniendo en el plato tres cucharadas de pasta sin salsa y dos ruedas de remolacha en venganza porque mi Gene no fue reelecto, y encima, quieren que los representantes canten como Perales. ¡No me jodas!".

Dice Caballo Rojo que esa ley solo pretende acallar el reclamo de la gente convirtiendo todo tipo de protesta en un delito y, al efecto, crea una comisión de sicarios que tiene la potestad de calificar y poner preso a todo aquel que ose quejarse, amén de sancionar a los medios de comunicación que publiquen denuncias de las comunidades, so pena de caer en desgracia, o sea, ser multados o cerrados y expropiados.

"Me imagino que dentro de un ratico presentarán ante el público el odiómetro, un aparatico inventado por Petro Carreta, ese que transformó los televisores en cámaras espías, para detectar a quienes se quejen del gobierno, lo cual constituye, como ya se ha establecido, un grave delito".




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES