• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
23 de noviembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Hasta la esperanza palidece
El invento de una constituyente les vino al pelo, y los funcionarios que la manejan, ni mandados a hacer, para acabar de matar lo poco que quedaba de entusiasmo en un mundo de teorías, presupuestos y billetaje, donde cubanos, chinos y otras especies -muy aprovechadas en el arte del chuleo- siguen haciendo el mejor negocio y van arruinando al país con esas muestras de afecto que tanto entusiasman a la inteligencia presidencial.
Mélido Estaba Rojas

13 Nov, 2017 | El camino hacia la destrucción se esclarece cada día más, con las decisiones que florecen desde la incapacidad gubernamental, en esa complicidad de allegados que parecen haber extraviado hasta el mínimo criterio de seriedad y raciocinio. El país se bambolea entre las marejadas de medidas chistosas e infantiles de altos mandatarios, mientras los calambres del desespero y las necesidades van ahogando a la esperanza, impidiéndole escapar del desatino que la loquera bonchona y corrupta llama socialismo.

El invento de una constituyente les vino al pelo, y los funcionarios que la manejan, ni mandados a hacer, para acabar de matar lo poco que quedaba de entusiasmo en un mundo de teorías, presupuestos y billetaje, donde cubanos, chinos y otras especies -muy aprovechadas en el arte del chuleo- siguen haciendo el mejor negocio y van arruinando al país con esas muestras de afecto que tanto entusiasman a la inteligencia presidencial.

¿Por dónde diablos andan las teorías sagradas de la economía? ¿De qué cuarto secreto sacaron a esas lumbreras que manejan el bendito plan de la Nación? Porque es que toditos parecen cortados con la misma tijera, desde aquellas que tienen que ver con tramposerías y tramposeríos en eventos electorales, hasta los repetidores de lecciones que cansan y pegan en el estómago; y viven prometiendo vainas que no cuajan, mientras los límites inflacionarios, la escasez, la inseguridad y el martilleo policial agrandan su nido arrullados por el bombardeo de cadenas fastidiosas anunciando las maravillas que nadie conoce. Las promesas y el bienestar que exhibe el círculo presidencial contrastan con el pelabolismo de las criaturas en la calle malviviendo en los eternos colones, o cobrando cinco mil bolívares diarios en las filas bancarias.

¿Qué es esto, mi Dios? –se pregunta la gente- mientras se viola lo establecido en las normas, desconociendo a un gobernador legítimamente electo por el pueblo, o designando funcionarios paralelos para entorpecer la función de los elegidos, superando las tropelías electoreras. Nunca llegamos a imaginarnos que resultaría tan simple matar las ilusiones de prosperar, romper reglas y encaramarnos en el desespero de la destrucción paulatina, luego de haber vivido en un clima de alegría y progreso, que en mala hora se enrareció con los aires resentidos de los trepadores, en el peor gobierno que hemos tenido. Dicen que lo bueno no ha comenzado.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES