• 05:22pm  Varios heridos en segunda jornada de protestas por nuevo presupuesto en Haití

  • 05:21pm  El real pierde 0,87 % y el dólar se vende a 3,130 reales en Brasil

  • 05:13pm  Los Ángeles acoge a la mayor celebración del arte latinoamericano y latino

  • 05:05pm  Colombia ha erradicado 62 % de 50.000 hectáreas de coca previstas para 2017

  • 05:04pm  Tardes redondas en Albacete, Murcia y Baza, donde cae lesionado El Cordobés

  • 05:03pm  Wall Street cierra con nuevos récords del Dow Jones, el S&P 500 y el Nasdaq

  • 05:01pm  Precios al consumidor en Argentina subieron en agosto pasado un 1,4 %

  • 05:01pm  Venezuela anula 150 puntos de pago con tarjeta por escasez de efectivo

  • 04:42pm  No jugaremos contra Juan de los palotes, dice el técnico del Plaza Amador

  • 04:41pm  Helicóptero con ayuda para víctimas del sismo se desploma en el sur de México

  • 04:34pm  Juez del Supremo brasileño autoriza una nueva investigación contra Temer

  • 04:34pm  Incautan millonarias propiedades y cuentas bancarias a testaferro de las FARC

  • 04:24pm  Huracanes Irma y Harvey podrían superar los costes de Katrina, según estudio

  • 04:23pm  Chavismo perderá elecciones regionales y presidenciales, según analista

  • 04:08pm  Inauguran en el norte de Chile la primera central geotérmica de Suramérica




Porlamar
24 de noviembre de 2017





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Consejo de Seguridad de la ONU
En su conjunto, las acciones sobre Venezuela están destinadas a debilitar el Estado, paralizar la actividad económica, en particular la producción petrolera, impedir el ingreso de divisas y crear problemas en el suministro de alimentos en un grado geométricamente superior a las penurias causadas por los errores macroeconómicos del Gobierno.
Leopoldo Puchi | elepuchi@gmail.com

14 Nov, 2017 | Para el gran público, la intervención de los países del bloque occidental en relación a Venezuela es presentada de modo vinculado a temas como las dificultades económicas o los derechos humanos. Sin embargo, en los círculos de los centros mundiales de las finanzas o de la política se sabe que esos problemas existen, pero la atención de las grandes corporaciones y de quienes deciden en las instancias de poder está puesta en otros asuntos: el peso petrolero de Venezuela en el escenario mundial, su desplazamiento geopolítico fuera de su órbita tradicional y hasta su mensaje político, considerado anacrónico, que pudiera reanimar banderas sociales, pues nunca se sabe por dónde salta la liebre.

Se trata pues de un asunto de poder y por eso va a Naciones Unidas el caso, ya que la separación de un satélite de su centro de gravedad puede causar una reacción de fuerza para obligarlo a volver a su cauce, objetivo que hasta ahora no ha sido posible alcanzar por medio de las acciones realizadas. El Consejo de Seguridad es un paso previo en el que se van calentado los motores, se tejen alianzas y muchas veces se consiguen concesiones de sus miembros por medio del intercambio de piezas.

Las sanciones y los bloqueos son considerados, por los efectos destructivos que pueden tener sobre la economía de un país y el padecimiento que causan a la población, como equivalentes a los efectos concretos de acciones de guerra, como bombardeos sobre zonas industriales o militares. Un bloqueo comercial o financiero puede ser tan destructivo de un parque industrial o de inventarios de alimentos, como lo puede ser un ataque aéreo. Y los equipos militares de un país pueden ser neutralizados con una prohibición de suministros que equivaldría al lanzamiento de misiles sobre una zona militar.

Estas acciones son tomadas con los mismos fines de la guerra: obligar a Estados a plegarse a las exigencias políticas que otros Estados hacen. Ya el procedimiento está en curso y ahora se va a incorporar al bloqueo la otra parte del mundo occidental, la Unión Europea, que según se ha anunciado apuntará hacia el sistema de defensa militar de Venezuela, lo que significa ponerla en desventaja frente a Colombia, país vecino con problemas fronterizos. De modo que la decisión de la UE tendría un equivalente práctico, por sus efectos, a una acción sobre el parque defensivo del país.

En su conjunto, las acciones sobre Venezuela están destinadas a debilitar el Estado, paralizar la actividad económica, en particular la producción petrolera, impedir el ingreso de divisas y crear problemas en el suministro de alimentos en un grado geométricamente superior a las penurias causadas por los errores macroeconómicos del Gobierno.

De allí se generaría el colapso y el caos social que podría disparar una intervención militar abierta. Para ese momento, el papel del Consejo de Seguridad sería validar esa acción. De este modo, el satélite regresaría a su órbita. Sin embargo, las cosas no siempre salen como se piensan.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES