Porlamar
20 de julio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Qué locura
Nada de verdades porque comprar la dignidad de un pueblo no vale nada en medio de la podredumbre nacional, pues es evidente que en un clima de corruptelas y francachelas no queda otra alternativa que aparentar ser los dueños del voto popular.
Manuel Ávila | manuel.avilammm@gmail.com

9 Ene, 2018 | El país perdió la cabeza repentinamente en medio de una hojarasca que se llevó por el medio el escaso valor de la ciudadanía. La gente perdió el sentido de la dignidad al vender su alma a los hijos de Chávez por cuatro lochas traducidas en un Bono Navideño que se llevó la nación a los reinos de ultratumba. Los estrategas de la revolución entendieron que alquilando el hambre por un día podía ganar las elecciones de gobernadores y alcaldes. Eso lo hicieron de un solo plumazo para aparentar ser dueños de la popularidad nacional y lo lograron en medio de un clima de fantasía revolucionaria.

Nada de verdades porque comprar la dignidad de un pueblo no vale nada en medio de la podredumbre nacional, pues es evidente que en un clima de corruptelas y francachelas no queda otra alternativa que aparentar ser los dueños del voto popular. Nadie les cree que ganaron elecciones cuando Maduro tiene el rechazo más grande de la historia nacional. No lo quiere nadie como presidente porque la ruina nacional le corroe el alma a los conchupantes del proceso que con sus ínfulas de grandeza quedaron muy mal ante la ciudadanía de un país que se pudre en su propia salsa revolucionaria.

Venezuela se resiente en medio de una lastimosa situación crítica que sobrepasa los límites de lo posible y surca los cielos para embarcarse en ese mundo de locura que le come el alma a la nación. Pero esa realidad se enreda y se muerde la cola como una serpiente gigante que ataca a su presa por sorpresa en medio de un clima de locura que arrastra el futuro nacional.

No es cuestión de soñar con un proceso revolucionario que se llevó por delante todos los postulados del "Arañero de Sabaneta" y molió los símbolos patrios en cada una de las plazas Bolívar de toda la geografía nacional. Eso se veía venir en medio de una ruinosa y calamitosa situación nacional que terminó sepultando el futuro de nuestros hijos. Por esa razón el éxodo de miles de cerebros gigantes que se fueron en cambote a surcar los cielos del mundo para hacer ondear las banderas de la patria.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES