Porlamar
23 de mayo de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Abrir una salida
Ahora bien, que tal premisa no sea posible de materializar (la salida "electoral, cívica, pacífica, democrática y constitucional"), no significa que no existan salidas de carácter y naturaleza plenamente constitucionales, que permitan un cambio efectivo. La Constitución formalmente vigente es muy amplia al respecto, e incluso categórica al exigir que se respeten o restituyan los derechos democráticos cuando estos han sido vulnerados o combatidos desde el poder.
Fernando Luis Egaña | flegana@gmail.com

7 Feb, 2018 | La llamada "salida electoral, cívica, pacífica, democrática y constitucional" sin duda que es deseable. Pero de que sea posible, en el contexto de la Venezuela sojuzgada por la hegemonía roja, es otra cosa. Pienso que no. Pienso que
se trata de una premisa que ojalá pudiera ser válida, pero que el poder establecido ha invalidado, precisamente para buscar el continuismo de sus privilegios y de su impunidad.

Apreciar la realidad de esta manera no es una forma de extremismo o fanatismo, sino todo lo contrario: es sentido común, planteamiento razonable y además sustentado en las evidencias.

Ahora bien, que tal premisa no sea posible de materializar, no significa que no existan salidas de carácter y naturaleza plenamente constitucionales, que permitan un cambio efectivo. La Constitución formalmente vigente es muy amplia al respecto, e incluso categórica al exigir que se respeten o restituyan los derechos democráticos cuando estos han sido vulnerados o combatidos desde el poder.

Y es difícil imaginar una situación de tantos atropellos a los derechos políticos, económicos y sociales de los venezolanos. ¿Por qué la salida electoral, repito, deseable, no es posible como mecanismo de cambio real? Pues porque la MUD le informó oficialmente al país, con motivo de las pretendidas elecciones para la constituyente de Maduro, que el CNE había fabricado 6 millones de votos.

La MUD informó que habían sufragado 3 millones de electores y el CNE anunció que habían sufragado más de 9 millones. Es decir, fabricó 6 millones de votos. En estas condiciones, además de muchas otras, no es posible una salida electoral. Encima, está la cuestión de la supuesta constituyente plenipotenciaria, que si bien es ilegítima e inconstitucional, en los hechos opera como si en ella estuviera depositada o encerrada la soberanía popular.

La Conferencia Episcopal Venezolana, investida de autoridad ética, lo acaba de señalar, a modo de advertencia para que no nos creemos falsas expectativas ni ilusiones sin fundamento. La estrategia para superar la hegemonía debe cambiarse.

Debe estar basada en los caminos de la Constitución que, es necesario reiterar, son amplios y más probables de transitar que la trampa comicial que la hegemonía ha montado con las "elecciones presidenciales" a la medida de Maduro. Hay que abrir una nueva salida. El conjunto de la nación lo exige y lo necesita.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES