Porlamar
23 de abril de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 24°C






¡Lo indigno es no trabajar!
Hace un mes entré a uno de los baños en el aeropuerto de Maiquetía. Las señoras que trabajaban allí, muy amables ambas, me contaron que estaban aterradas de perder sus trabajos porque el gobierno no le pagaba al contratista que se encargaba de la limpieza de las instalaciones sanitarias. “Además el sueldo no nos alcanza para nada”, me comentaron.
Carolina Jaimes Branger @cjaimesb

9 Abr, 2018 | El trabajo enaltece. ¿Por qué denigrar de un oficio? Ciertamente hay oficios más divertidos que otros, oficios gratos y otros no tan gratos, pero que se utilice como insulto el oficio de una persona, es inaudito y humillante. Son admirables las personas que realizan los trabajos que requieren tener estómago, trabajos que tienen que ver con desechos humanos y otros desechos igualmente desagradables. ¿Por qué burlarse de esas personas?... ¡Alguien tiene que hacer esas tareas, porque hacerlas no sólo mejora el aspecto físico de un establecimiento, sino que previene enfermedades!


A mí me avergonzaría, por el contrario, ser yo una vaga o que mi papá hubiera sido un vago. Menos mal que trabajó duro toda su vida y nos enseñó con su ejemplo. Me hubiera avergonzado también que estando saludable hubiera pedido reposos del todo innecesarios. ¡Todo lo contrario! Siempre se quejó de la gente que le pedía certificados médicos falsos y jamás los otorgó… ¡Detestaba a los reposeros de oficio (y yo también)!

Hace un mes entré a uno de los baños en el aeropuerto de Maiquetía. Las señoras que trabajaban allí, muy amables ambas, me contaron que estaban aterradas de perder sus trabajos porque el gobierno no le pagaba al contratista que se encargaba de la limpieza de las instalaciones sanitarias. “Además el sueldo no nos alcanza para nada”, me comentaron.

Algo así como 56.100 bolívares a la semana. “Nos redondeamos con las propinas… no nos podemos dar el lujo de perderlo”. Que alguien que tuvo que dejar su país –emigrar jamás es fácil- trabaje limpiando baños no es motivo de burla. Es triste que una persona que estudió para ser un profesional tenga que ir a otro país a limpiar pocetas, porque en su país no tenía ninguna oportunidad de trabajo. Porque en su país las oportunidades que hay no son de trabajar, sino de conseguir “chambas” o peor aún, de robar.

Por eso también es encomiable que la persona haya elegido trabajar limpiando baños y no dedicarse a robar, como hacen otros. La ética del trabajo es un valor que se transmite de padres a hijos. Afortunados quienes tuvimos padres que entendieron el valor de trabajar y nos dieron las herramientas para entenderlo y ser perseverantes en él. ¡Afortunados quienes tuvimos padres que nos enseñaron que lo indigno es no trabajar!




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES