Porlamar
19 de junio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Huérfano y abandonado
El hombre, un conocido abogado, me soltó como primera prenda que la situación está muy difícil y los pobres diputados a la AN están amarrados de manos. Dijo que ellos poco o nada pueden hacer y que como el régimen le suspendió los sueldos, mucho hacen con ir a Caracas. Después dijo que “menos mal que los partidos han tenido cuidado en decir que ellos no van a votar, pero no están llamando a la abstención, porque así se evitan que este gobierno militarista los atropelle y los haga víctimas de la represión”.
Marcos Tineo M. | tineo.marcos@gmail.com

15 Abr, 2018 | Hoy no está el tío Caballo Rojo. Le dije que necesitaba reflexionar sobre todo lo que hemos venido conversando en las últimas semanas y confieso que hasta el pasado viernes barajé la idea de no seguir escribiendo sobre temas políticos. Pensaba en hablar más de La Plaza (Paraguachí es todo el valle), mi pueblo, hacer algo de poesía y contar los buenos cuentos del tío. Pero una conversación casual con un personaje muy vinculado a los partidos políticos de oposición en la región, me hizo cambiar de idea, al menos por estos días.

El hombre, un conocido abogado, me soltó como primera prenda que la situación está muy difícil y los pobres diputados a la AN están amarrados de manos. Dijo que ellos poco o nada pueden hacer y que como el régimen le suspendió los sueldos, mucho hacen con ir a Caracas. Después dijo que “menos mal que los partidos han tenido cuidado en decir que ellos no van a votar, pero no están llamando a la abstención, porque así se evitan que este gobierno militarista los atropelle y los haga víctimas de la represión”.

Ante estos y otros alegatos que me revolvieron el estómago repliqué que si los parlamentarios, en este caso los de acá (aunque dos de ellos no viven en la Isla), van a Caracas a no hacer nada, preferible sería que se quedaran en el estado donde al menos podrían mantenerse en contacto con sus electores y darles orientación sobre objetivos a lograr, como organizarse para ello, además de ponerse al frente de la lucha por sobreponerse a este mal gobierno.

También le recordé algunos dichos populares como “El que no quiere morir que no nazca” y “Guerra avisada no mata soldado”. Lo de no arriesgarse a sufrir la represión
de un régimen déspota me dejó estupefacto y me hizo preguntarme adónde se fue el valor del que hicieron gala los dirigentes y militantes de esos mismos partidos durante la dictadura del tocayo Pérez Jiménez, valentía de la cual se han vanagloriado y declarado como herencia política desde 1958 hasta la fecha.

Pero lo más decepcionante es la orfandad en la que los dirigentes que controlan a esos partidos están dejando al pueblo venezolano. ¿Cómo es eso que dices que no vas a votar y no te bajas a las comunidades a explicar esa decisión y a buscar respaldo popular para ella? ¿Por qué abandonas tu papel de vanguardia política y dejas al garete a
la gente ante un proceso electoral que has calificado de ilegal, parcializado y arreglado, en medio de una situación de gran calamidad social y económica?

No tengo dudas que tal posición permite que el régimen de El Embustero, como bien dice el tío Caballo Rojo, se aproveche de la confusión y el hambre de los venezolanos para, mediante la entrega de migajas, lograr atraer a las urnas electorales a un reducido sector de la población, y con ello legitimar un proceso que sabemos fraudulento.

¡Qué dolor! Estamos huérfanos y abandonados.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES