Porlamar
18 de agosto de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






… Su palabra por delante, Maestro
¡La Margarita de la reconstrucción! Luis Castro, Pedro Navarro González, Pedro Rivero, José Rosas Marcano (poeta), Lino Gutiérrez, Vicente Cedeño, quien se ocupó de un renglón de la Margarita y tantos otros. Él, Jesús Manuel, se lo propuso, pero optó por lo más duro: ¡la realidad social, antropológica e histórica de la Margarita de balandras, tres puños y nasas! De buenas piernas y excelentes manos.
Perucho Aguirre

26 Abr, 2018 | • El Maestro Jesús Manuel Subero no necesitó de un brioso caballo como el de Bolívar, de Sucre o de Páez, para cabalgar sabanas y hondonadas, ¡escalar cuanta cumbre se le presentara, a su paso, en las heladas cúspides –escalofriantes y peligrosas de nuestras incomparables montañas andinas. No, él, popularmente, Jesús Manuel, tuvo otro tipo de caballo imponente, sabio y romántico!... ¡Su palabra!…

¡Bendita sea!

• Este querido y venerado Maestro sí necesitó todos los verbos infinitamente positivos de la Real Academia Española y de sus más loados sustantivos y adjetivos, adverbios, frases y oraciones. Lo más esplendoroso que nos dignificó y proyectó en el mundo de los lenguajes: ¡la Gramática de Bello! De esta famosa e increíble pluma y verso Don Andrés Bello… ¡Su palabra!

• Necesitó de J.A. Pérez Bonalde, de su hermano Efraín, de Charo Rosas y José Rosas Acosta; de Panchito Lárez Granado, y de todos los buenos y sobresalientes maestros de la vida y, por sobre todas las cosas y excelencias de este planeta, necesitó y se sustentó en él; en el abnegado y estimado maestro de escuela Jesús Manuel Subero… ¡ojo, Milagro, ojo! Para dejarnos en su victoriosa obra La Margarita que gime, clama y convoca a sus otros hijos y llora desesperadamente por un amor, hoy, no correspondido como ella esperaba. ¡El famoso baúl sagrado de nuestra trágica novela, sí, y, tan apoteósica!... ¡La Margarita de la reconstrucción! Luis Castro, Pedro Navarro González, Pedro Rivero, José Rosas Marcano (poeta), Lino Gutiérrez, Vicente Cedeño, quien se ocupó de un renglón de la Margarita y tantos otros. Él, Jesús Manuel, se lo propuso, pero optó por lo más duro: ¡la realidad social, antropológica e histórica de la Margarita de balandras, tres puños y nasas! De buenas piernas y excelentes manos. Necesitó de hombres, mujeres y niños, de personajes (personalidades) populares. De salud y fortaleza y, por sobre todas las necesidades, ¡la de Dios, y Él se lo concedió! ¡El mágico e inigualable don profético y terrenal de las palabras!

• ¡De su palabra, bajo la colaboración primorosa de los hermanos Rosario, del Pueblo de la Mar, con “Lauterito” al frente, mas no suficiente!... ¡Caramba Maestro, sí, su palabra es una aguada de peces y azules! Que es como decir el cielo nocturno de la Margarita vestida en las tardes de voladores! y, ¡azules! ¡Cuántos amores!
¿Azul?




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES