Porlamar
21 de mayo de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






¿Otra votación milagrosa?
Esto ocurre, mientras las clases trabajadoras, lo que va quedando de la pequeña y mediana burguesía, y los sectores más débiles y vulnerables de la sociedad, sin una vanguardia política que los organice e impulse, sufren los terribles rigores y embates de una de las mayores crisis en la historia económica y social del país.
Walter Castro Salerno | walterjosecastro@yahoo.es

12 May, 2018 | Llaman otra vez, en muy corto lapso, el presidente Nicolás Maduro y la “nueva clase “social -inepta, corrupta y nepótica- que le sustenta y expresa, al castigado cuan sufrido pueblo venezolano a votar. Esta nomenklatura, que se ha enriquecido groseramente en los últimos años, gozando de innumerables como injustificados privilegios, apropiándose, según el léxico marxista referido al proceso productivo, de la plusvalía generada en las empresas estatizadas y de la renta petrolera es decididamente incorregible. Obstinada, sigue fiel a su empeño de conservar, cueste lo que cueste, le hegemonía. Es decir el poder para sí misma.

Esto ocurre, mientras las clases trabajadoras, lo que va quedando de la pequeña y mediana burguesía, y los sectores más débiles y vulnerables de la sociedad, sin una vanguardia política que los organice e impulse, sufren los terribles rigores y embates de una de las mayores crisis en la historia económica y social del país. Crisis, dicho sea claramente, creada, fomentada y mantenida, precisamente por el gobierno del presidente Maduro y de la "nueva clase", debido a tres causas fundamentales. En un principio por la falta de voluntad en idear y montar un modelo de desarrollo distinto al rentista petrolero tradicional y el clientelismo electoral. La consecuencia de aquella falencia era lógica e inevitable. Al no haber querido ni podido combatir y abandonar ese modelo, el régimen madurista, igual que los otros en el pasado, quedó convulso en severas contradicciones y acercándose cada vez más, y empujando a todo el país, al oscuro abismo de la crisis.

Atrapado, sin remedio, en el centro del conflicto social, con un pueblo en hambruna, desasistido y en éxodo masivo, se inclinó, mal aconsejado, por las en apariencia efectivas, opciones electorales. Así se presentaron al país, con ritmo frenético y aceleradamente como fórmulas milagrosas, sucesivos eventos electorales. Elección de una constituyente, en violación del texto de la CRBV. Elección de gobernadores y alcaldes. Y ahora jornada del 20M-18, para elegir (o reelegir) presidente. ¿Será esta nueva elección milagrosa para enfrentar y resolver la feroz crisis que se abate sobre el país? No lo creemos así. Maduro y su combo de la "nueva clase" han creado una telaraña, pero se olvidaron de la araña.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES