Porlamar
19 de julio de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






No por simples se los puede desechar
En momentos como el actual, la simplicidad argumental ayuda mucho y no se la puede desechar por ser sencilla. Así, cuando el gobierno dice que garantizará la prosperidad después de ganar las elecciones, simplemente miente y engaña en forma descarada.
Luis Fuenmayor Toro ft3003@yahoo.com

14 May, 2018 | No hay duda ninguna de que la situación política electoral actual no es fácil. Por lo tanto, a pesar de considerar que hay algunos que están totalmente equivocados, en la forma de analizar el problema y establecer sus conclusiones, no creo que se les deba descalificar sino seguir enfrentando con argumentos y el relato de experiencias similares aquí y en otras latitudes.

Esta afirmación no significa que no se les señale los resultados nocivos de la conducta que asuman. Otra cosa son las decisiones de partidos y grupos que no tienen ningún tipo de confusión, sino que actúan con planes muy bien trazados y que mantienen en reserva, escondidos de la población, pues esto quiere decir que engañan para hacerse de apoyos de la gente común. A estos hay que calificarlos como lo que son, desenmascararlos ante la gente que puede caer en sus trampas. En Venezuela, hoy, los tramposos están en muchas partes, pero hay tramposos de tramposos.

En momentos como el actual, la simplicidad argumental ayuda mucho y no se la puede desechar por ser sencilla. Así, cuando el gobierno dice que garantizará la prosperidad después de ganar las elecciones, simplemente miente y engaña en forma descarada.

Si lo puede hacer a partir de su supuesto triunfo: ¿Por qué no lo ha hecho en los seis años que lleva mandando en forma hegemónica y con recursos suficientes? Cuando Maduro chantajea con el Carnet de la Patria y aparece entregando recursos, hay que decirle que es un chantajista y que lo hace con dineros que no vienen de su bolsillo, sino que son de todos los venezolanos. Cuando el Gobierno pide lealtad con Chávez, hay que explicar que el candidato no es Chávez, que Chávez murió y que Maduro lo que ha hecho es beneficiarse grotescamente de Chávez, al tiempo que desmonta lo hecho por este para seguir mandando eternamente. Maduro traicionó a Chávez y traicionó a sus seguidores.

A los votantes hay que señalarles que nada pierden votando contra Maduro el 20 de mayo, que el costo de ir a votar es mínimo y que no existe peligro ninguno en castigar a los traidores, en cobrarles la traición que cambió “la mayor suma de felicidad posible” por hambre, enfermedades, insalubridad, miseria, corrupción, ausencia de servicios, desempleo, represión, falta de efectivo, escasez, hiperinflación y robo gigantesco de la riqueza de todos. Si la votación contra Maduro es muy grande, pues todo el mundo va a votar, no hay trampa posible, pero incluso habiéndola, el régimen quedará todavía más desacreditado nacional e internacionalmente.

Y si no entrega, luego de no haber podido ocultar el triunfo de Falcón, o si tratara de minusvalorarlo con los fraudulentos TSJ y ANC, ya estaríamos en condiciones mucho mejores para derrotarlo de nuevo. El voto contra el Gobierno y el tiempo invertido en votar no se habrán perdido en ningún caso. ¿Qué les cuesta?

Si Falcón fuera lo mismo que Maduro, como se dice manipuladoramente, no sería Francisco Rodríguez su principal asesor, ni lo apoyarían Claudio Fermín, Eduardo Fernández, el general Ochoa Antich, Chúo Torrealba, Josefina Baldó, Julio César Pineda, Gustavo Hernández, ni yo mismo. No hablaría de apertura financiera, ni de libre cambio, mucho menos de dolarización y eliminación de los controles, ni de devolver a sus dueños las empresas expropiadas. Y a quienes no les gusta Falcón, les diría que no está allí para casarse con nadie y que es el único —de quienes están— que tiene posibilidad real de ganarle a Maduro. Que el rentismo y el subdesarrollo continuarán, es otra cosa que se señala.

Eso dependerá de las fuerzas que se logren construir en esta nueva etapa y su capacidad de convencimiento en el nuevo gobierno, cuyos equipos técnicos y políticos hasta ahora han sido muy plurales y democráticos en sus actuaciones. Con los gobernantes actuales esta posibilidad está totalmente negada.


Lo primero es lo primero. Dejar el miedo, vencer los prejuicios, la mezquindad y el odio, y salir a votar por Henri Falcón.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES