Porlamar
27 de mayo de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Glorioso 6 de mayo
La esperanza se construye y nutre si somos capaces de imitarlos con dedicación y esfuerzo. Solo asumiendo ese compromiso histórico de profundizar la “revolución nacional” estaremos honrando de verdad a los que arriesgaron su vida para legarnos una patria.
Dante Rivas ne.danterivas@gmail.com

14 May, 2018 | El Concejo Municipal y la Alcaldía del municipio Gómez, en Nueva Esparta, me distinguieron con el gran honor de participar como orador de orden en los actos conmemorativos de los 202 años de la Proclamación de la Tercera República de Venezuela.

La alcaldesa Yannelys Patiño me regaló el más hermoso, sentido y asertivo discurso de presentación, además de la presencia de mi padre, mis hermanos, mi familia. Siempre le estaré agradecido de corazón. También por otorgarme la orden Tercera República.

Desde la hermosa tierra de Santa Ana me dirigí al pueblo de Gómez y aquí les dejo algunos comentarios de ese maravilloso acto en el cual no solo hablamos sobre nuestra importante historia, sino que hicimos una ofrenda floral, bailamos y compartimos con la gente bella de ese municipio.

Esta fecha evoca la mega gesta margariteña del 6 de mayo de 1816. Aquel tiempo maravilloso de valientes venezolanos que lo daban todo, incluyendo sus propias vidas, por tener una patria libre e independiente. Allí no había egos ni personalismos, ni flojos, ni quejosos. Eran patriotas de verdad.

Términos que estaban prohibidos como emancipación, independencia, región, nación, patria, Estado, soberanía y libertad, nacieron de golpe y se encarnaron en el pueblo. Y todo esto junto, amasado con solidaridad y amor, se convirtió, 182 años después, en la Revolución Bolivariana que fundara nuestro gigante Hugo Chávez y que venimos desarrollando con dedicación y compromiso total. De ahí venimos los revolucionarios venezolanos del siglo 21.

Allí estaban Juan Bautista Arismendi, Santiago Mariño y Juan Esteban Gómez, entre otros, para apoyar al “Libertador” y gritar a los cuatro vientos: “¡Venezuela quiere independencia y nacionalidad!”.

Tenemos que hacer propios aquellos conceptos de Bolívar en Santa Ana de reafirmación de la igualdad, la abolición de la esclavitud y el reparto de tierras a quienes las trabajan. El patriotismo se cimenta en las fuentes. Se siembra como valor máximo en nuestros niños. Se fortalece en los orígenes de esta tremenda fuerza tricolor que nos alimenta cada día.

La esperanza se construye y nutre si somos capaces de imitarlos con dedicación y esfuerzo. Solo asumiendo ese compromiso histórico de profundizar la “revolución nacional” estaremos honrando de verdad a los que arriesgaron su vida para legarnos una patria.

Los invito a que tomemos el testigo, agarremos el relevo y asumamos, así como ellos, nuestra responsabilidad histórica. Defendamos nuestra patria, nuestra soberanía, libertad e independencia. Un gran abrazo.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Juan Griego | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES