Porlamar
26 de junio de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Maduro y la "nueva clase" enfrentan la crisis con palabras
Este es el atlas social de la Venezuela actual, la geografía del hambre, de la cual nos mostró hace ya mucho tiempo el brasileño Josué de Castro sus precisas coordenadas de aflicción e incertidumbre y miseria humana. Frente a ella, Maduro y la "nueva clase política" construyeron una muralla china, aislados del mundo real y erizada de montones de palabras sin significado.
Walter Castro Salerno | walterjosecastro@yahoo.es

30 Jun, 2018 |

"La palabra es, a la vez, como una reina y una bruja". "Los acantilados de mármol". Ernst Jünger / 1895-1998 /, notable escritor, historiador y filosofo alemán.

Semejante, en teoría y la práctica y en forma de caricatura, al sistema político existente en la Unión Soviética en tiempos de Stalin y sus seguidores, y en la Europa danubiana
y balcánica, inmediatamente después de finalizada la II Guerra Mundial (1945), autodenominado del "socialismo real", el régimen de Nicolás Maduro y de la "nueva clase política", la cual detenta y usufructúa la hegemonía, ha enfrentado la terrible crisis que agobia el país bajo un espeso cortinaje de hueca palabrería. Habiendo sido derrotada por esa crisis creada y fomentada por ellos mismos, a causa de su comprobada ineptitud, la prioridad dada al facilismo electoralista y clientelar, la corrupción y el nepotismo, Maduro y la nomenklatura se fueron de paseo al campo de la demagogia. Prado fértil en vocablos simplones y monótonos, chillidos, amenazas y dicterios.

Solo que, como nos dice el alemán en su notable y enigmática novela, la palabra puede ser una reina, pero también una malvada bruja. Al escabullirse por el atajo de un discurso ñoño e insulso, plagado de repeticiones, amenazas e insultos, Maduro tropezó de frente y se unió a ella en mortal abrazo con la palabra vuelta bruja.

Aquí están las pruebas: Las continuas alusiones al mejor sistema electoral, el mejor sistema de salud, el mejor sistema educativo, el mejor sistema monetario, el mejor sistema defensivo todos del mundo entero y, emulando a Hitler cuando invadió la Unión Soviética /"Operación Barbarroja" 22 de junio 1941 /: "De ganar las elecciones presidenciales llevará a cabo 'una revolución económica que sacudirá al mundo'". Veamos, ¿dónde está esa revolución económica que sacude el mundo? Para ello, deténgase un momento la mirada sobre un mapa económico y social de Venezuela.

Vaya llevándola de un extremo a otro. En occidente, los dos importantísimos estados fronterizos, el Zulia y Táchira, otrora emporios económicos, gimen en la oscuridad, debido a los continuos y prolongados cortes de energía eléctrica, el colapso de la salud y de la educación, del transporte y la acción de bandas criminales; los estados andinos y del piedemonte, Portuguesa y Barinas, los graneros de Venezuela con la agricultura devastada y la situación crítica de los servicios que se repite en todo el país; los estados centrales, antiguamente ejes industriales en torno a los cuales se desarrolló un conjunto de actividades generadoras de empleos estables y remunerados, ahora con empresas, junto a sus técnicos y trabajadores emigrantes, abandono y puertas cerradas; Lara y sobre todo Falcón, en el último peldaño de la escalera hacia el abismo de pedevesa con la merma del flujo petrolero y la refinería y la ganadería; la gran Caracas, de "sucursal del cielo", convertida en un inmenso charco de miseria y hambre e inseguridad, y a una agencia del infierno.

En el oriente, Anzoátegui, estado de gran riqueza petrolera, ganadera y petroquímica, como Nueva Esparta, sin reponerse para nada del terrible paso devastador de los huracanes "clase Katrina" de Tarek William Saab, Aristóbulo Istúriz y Mata Figueroa. Sucre, hasta hace unos años estado igualmente de fuerte riqueza agrícola, pesquera y turística, en total abandono, miseria y desesperanza. No hablemos del Delta, ni de Guayana o el Amazonas o Apure, donde es harto conocido el hecho de cómo las mafias que explotan minerales se han enseñoreado de estas regiones.

Este es el atlas social de la Venezuela actual, la geografía del hambre, de la cual nos mostró hace ya mucho tiempo el brasileño Josué de Castro sus precisas coordenadas de aflicción e incertidumbre y miseria humana. Frente a ella, Maduro y la "nueva clase política" construyeron una muralla china, aislados del mundo real y erizada de montones de palabras sin significado.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES