Porlamar
18 de octubre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Sosa: Yo no nací en Margarita, pero yo soy margariteño
Su nombre es parte de la historia de Guaiqueríes en el tabloncillo, y ahora lo será desde el banquillo. Luis Sosa fue cuatro veces campeón con los insulares y dos con Marinos, además de ganar el Suramericano de 1991 con la selección de Venezuela.
Jesús Enrique Leal | @JesusELealO

Foto: OLYANA MARCANO @olymarcano

Luis Sosa en su visita a Sol de Margarita. / Foto: OLYANA MARCANO @olymarcano

19 Jul, 2018 | Los retos no son para él nada nuevo. Fue exitoso como jugador de baloncesto activo y espera serlo como entrenador. En la recta final de la temporada 2018 de la Liga Profesional de Baloncesto le tocó asumir la dirección técnica de sus amados Guaiqueríes de Margarita.

"Yo nunca he tenido miedo a los retos, ni en lo personal, ni en el trabajo, ni en el deporte, siempre he actuado sin miedo al error, se pueden cometer y tienes que aprender de ellos. Es imposible no cometer errores, pero es más relevante minimizarlos", asegura Luis Sosa, quien fue uno de los mejores jugadores defensivos de este deporte en el país en los años 80 y 90.

"Yo no nací en Margarita, pero soy margariteño", dice orgullosamente. Sonríe al recordar el apoyo del pueblo neoespartano en los éxitos del quinteto ente 1979 y 1982, los cuatro años en los que fue campeón. "Lo que más recuerdo es el apoyo de la gente y como todavía tienen presente esa época. Es un orgullo cuando a uno lo ven caminando y lo detienen para hablar de esos campeonatos. Hasta los más jóvenes me dicen lo que sus padres o abuelos les contaron". En total los insulares ganaron seis coronas con las de 1977 y 1978.

"En algún momento me fui a Marinos por circunstancias, pero yo volví aquí porque esta es mi casa y aquí está mi familia", dice. Incluso recuerda terminar con el corazón partido cuando se coronó con Marinos de Oriente en 1991 ante Guaiqueríes. "Fue una sensación de alegría por quedar campeón y de tristeza porque le gané al equipo de mi vida", afirma.

De la responsabilidad de sentarse intempestivamente en el banquillo insular dice que no pensó que este compromiso llegaría tan rápido, "me dijeron que me necesitaban y yo estuve dispuesto".

Su número 12 está retirado por el equipo. "Es un gran orgullo para cualquier atleta que te inmortalicen, yo puedo desaparecer físicamente, pero voy a estar allí eternamente y eso es un aval de que hiciste las cosas bien", reflexiona.

En lo absoluto se siente como el dueño de la verdad, pese a habar ganado seis campeonatos en nuestro baloncesto, cuatro con la Tribu y dos con Marinos. "Necesito seguir preparándome con conciencia y humildad porque nadie sabe todo de todas las cosas. Mi plan es motivar a los muchachos para hacer historia", asegura.

"Cualquiera puede meter la pelota, pero no todos son capaces de hacer sacrificios defensivos por el equipo. De nada vale ser líder rebotero o en puntos si tu equipo no gana, la gente no olvida los campeonatos pero sí los liderazgos individuales", dice de la filosofía que quiere se sostenga en el tiempo para Guaiqueríes.

Con la Selección Nacional

Compara el positivo andar de la selección de Venezuela en el proceso al Premundial de China con los logros icónicos de su generación. "Lo importante es que se están creyendo la película, nosotros lo hicimos y por eso fuimos campeones", dice al recordar el título logrado en el Suramericano de Naciones de 1991, en Valencia. "El talento puede ganar juegos, pero la defensa en equipo, el sacrificio colectivo te puede dar campeonatos y el último juego ante Brasil lo demostró, allí se hizo respetar la casa", analiza sobre ese triunfo 72-56 en el Parque Miranda el pasado 29 de junio.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES