Porlamar
17 de agosto de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Juan Griego se sacrificó por la libertad en la laguna
“El 8 de agosto de 1817 tendrá Juan Griego su gloria y su martirio (...)”, refiere
el cronista Rosauro (Charo) Rosa Acosta al referirse al acontecimiento histórico.
Carlos Villalba Luna

Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

Juangriego esta de festividad histórica. Foto ARCHIVO SOL DE MARGARITA

8 Ago, 2018 | Después de la derrota en Matasiete, que hirió su orgullo de héroe de Bailén y Vitoria, batallas que dieron al traste la dominación napoleónica en España, y que afectó su imagen de “Pacificador” nombrado por Fernando VII para apaciguar las colonias ibéricas en América, Pablo Morillo planeó su venganza contra los margariteños, y al no poder pasar por El Portachuelo hacia el norte, porque La Asunción se encontraba bien resguardada por los patriotas, decidió marchar desde Pampatar a tomar Juan Griego, siguiendo el sur costanero.

La intención de Morillo, además de revanchista, era adueñarse del puerto, para privar a los patriotas de comunicación exterior y de recursos para la guerra. El propio general escribe: “el ejército de mi mando se puso en movimiento sobre Porlamar el 6 (de agosto de 1817), con el fin de pasar a las playas del Norte y apoderarse del puerto de Juangriego, que era donde tenían los rebeldes toda su marina, con tres grandes flecheras y una balandra que acababa de llegar de Guayana (…) además, dos reductos con seis cañones y algunas casas fuertes”.


Amaneciendo el 7 de agosto Morillo ocupa San Juan Bautista, a pesar de la resistencia que oponen los margariteños, quienes desalojados de puntos fortificados y de algunas casas, intentan una y otra vez retomarlos. Ese día las tropas del rey no se detienen y buscan forzar la entrada a El Maco, pero apertrechados en el portachuelo de San Juan-El Maco, los patriotas le presentan combate, mientras un fuerte aguacero se abate en la tarde, impidiendo a Morillo su objetivo de aislar Juan Griego, y caer sobre el portachuelo del Norte que da acceso a La Asunción. Así, el ejército realista permaneció esa noche en San Juan Bautista.

LAS HOSTILIDADES COMENZARON DE MAÑANITA

Temprano, el 8 de agosto, las tropas españolas retoman su movimiento, ahora bajo una tenue lluvia que pronto amainaría. Señala Ramón Borra Gómez en el libro “En aquel ocho de agosto”, que “Morillo ha cambiado de opinión y en lugar de continuar el avance contra El Maco, se repliega a su izquierda buscando entrar a Juangriego por Pedregales y Las Piedras”, apoyado por una escuadra que bombardea al puerto. Morillo, por su parte, expresó su plan de batalla, ordenando a una división posesionarse de las alturas existentes a la izquierda de las baterías y el fuerte de Juan Griego; mientras que otra se apoderaría de las baterías que los patriotas tenían en la playa, con las que hacían fuego a los buques reales que se acercaban a la bahía.


Dice el “Pacificador” que desalojados los margariteños de “los parajes por donde quisieron hacer resistencia (…) Los rebeldes, que batidos en todas direcciones se habían ido reuniendo, eran ya muy numerosos”. De esa manera, en el trascurrir del día, comenzó la Batalla del Fuerte de Juan Griego, que tuvo como máximo escenario a la laguna Salada, cuyo nombre cambió para la posteridad como laguna de Los Mártires. José María Restrepo, en “Historia de la República de Colombia”, narra que “Los espartanos de Margarita, regidos por el Coronel (Juan) Fermín, hicieron la más heroica y tenaz resistencia, especialmente en el fuerte de Juangriego, colocado en una altura”.
En lo más enconado de la batalla y en medio de confusión, estalla el parque de municiones del fortín, volando muchos de sus defensores. Indica Morillo que “desde aquel momento presentó el ataque de aquel Fuerte el aspecto más espantoso. Pasaban de quinientos rebeldes (…) los que le defendían (…) parecía cada uno de ellos un tigre, y se presentaban al fuego y las bayonetas con una animosidad de que no hay ejemplo en las mejores tropas del mundo”. No deja el “Pacificador”, aunque sin querer, de alabar la combatividad de los neoespartanos.

A PEDRADA LIMPIA CONTRA LOS ESPAÑOLES

Apunta Morillo que los margariteños: “No contentos con el fuego infernal que hacían, arrojaban piedras de gran tamaño, y como eran hombres membrudos y agigantados, se les veía arrojar una piedra enorme con la misma facilidad que si fuera una pequeña. Así tuvimos algunos muertos y muchos heridos a pedradas”. Esto ocurrió porque al no tener armas con las cuales hacer frente, los patriotas apelaron a lo primero que tenían a mano. Es pues en la Batalla del Fuerte, el uso de las piedras contra los españoles y no en Matasiete como falsamente algunos riegan.
Al tomar los ibéricos el fortín, los margariteños se repliegan a la laguna, que se tiñe de sangre de los heridos y muertos, éstos últimos en unos quinientos. “Allí todos fueron degollados sin que ningún patriota diera la menor muestra de debilidad ni implorara clemencia del vencedor (…) Todo lo que había en Juangriego cayó en poder de los españoles que incendiaron y saquearon a este pueblo: destruyeron también cuanto existía en él que pudiera ser útil a sus moradores, en odio según decían, de su rebelión”, señala Restrepo.

FRANCISCO ADRIÁN

Entre los defensores sobresale el guaiquerí Francisco Adrián (Adriano), quien herido y pudiendo escapar, prefirió quedarse a correr la misma suerte de sus coterráneos, sosteniendo la tradición que fue quien voló el fuerte. En la celebración del centenario de la batalla (1917), expresa Borra Gómez, “a falta datos exactos que confirmaran aquella versión, el Dr. Amador Hernández, al enumerar los hechos de quien pudiera haberlo volado, terminó diciendo: lo voló el espíritu del patriotismo”. Borra Gómez dice además que “el 8 de agosto de 1817 se efectuó la histórica victoria de la dignidad contra la fuerza bruta (…) En esa fecha, los patriotas de la Isla se empinaron ante el porvenir, para que las futuras generaciones se vieran en su ejemplo”.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES