Porlamar
10 de diciembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






¡Dios salve al presidente!
"A veces uno sabe de qué lado estar, simplemente viendo quienes están del otro lado".
José Gregorio Rodríguez

10 Ago, 2018 | El expresidente colombiano Juan Manuel Santos, días antes de despedirse de la presidencia de su país dijo: "Veo cerca la caída de gobierno de Nicolás Maduro".

La ex fiscal general venezolana Luisa Ortega Díaz, huésped de honor del gobierno de la hermana república, señaló: "Maduro está a punto de caer y hay que ir preparando la transición". El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Néstor Popolizio, anunció que varios países de la región reunidos en el Grupo de Lima, solicitarán una investigación sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela en la Corte Penal Internacional. Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), expresó que "los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura en Venezuela no quedarán impunes".

Coincidentemente, estos personajes declararon pocos días antes del sábado 4 de agosto, cuando el presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, fue víctima de un intento de asesinato mientras se desarrollaba un acto en conmemoración del 81 aniversario de la Guardia Nacional Bolivariana, en la avenida Bolívar de Caracas.

En más de 200 años de historia republicana de Venezuela solo había un antecedente de esta naturaleza. Sucedió el 24 de junio del año 1960 cuando un carro cargado de dinamita explotó en el Paseo Los Próceres de Caracas, donde se celebraría un desfile militar para conmemorar la Batalla de Carabobo y el Día del Ejército.

En esa oportunidad el presidente, Rómulo Betancourt, resultó herido. El ataque terrorista contra Nicolás Maduro hay que tratarlo como lo que es: una felonía destinada a dar al traste con la paz de la república y provocar un estallido social que nos hubiera colocado al borde de una guerra civil, facilitando el camino para una intervención militar extranjera en nuestro país.

Esta acción criminal se produce en momentos en que el presidente se encuentra impulsando medidas para la estabilidad económica y financiera del país. El intento de magnicidio hay que condenarlo categóricamente, sin ambages. Se condena o no se condena. No admite medias tintas.

Sin embargo esa no ha sido la actuación de la oposición venezolana. Las investigaciones en proceso van arrojando sorprendentes resultados. Siguen cayendo las caretas. Como dijera el cantautor canadiense Leonard Cohen: "A veces uno sabe de qué lado estar, simplemente viendo quienes están del otro lado". ¡Dios salve al presidente!




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES