Porlamar
22 de septiembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 26°C






Tiempo de calidad es la mejor atención
Las vivencias del niño con sus padres se traducen en un acercamiento afectivo que genera confianza, relaciones sólidas y seguridad.
Martha León | @LeonMartik

Foto: OLYANA MARCANO @olymarcano

Los padres deben tomar conciencia y compartir en familia, sin teléfono, ni videojuegos. Deben brindarle a sus pequeños o jovencitos realmente tiempo de calidad, para conocer a su hijo o hija con vivencias espirituales y afectivas. / Foto: OLYANA MARCANO @olymarcano

6 Sep, 2018 | La formación de las nuevas generaciones va a depender mucho de la unión de familia, la comunicación de los padres con sus hijos y el tiempo de calidad que les brindan.

Ante lo difíciles que están las cosas para las familias insulares, es necesario saber si los niños y jóvenes reciben ese tiempo de calidad, y si los padres hacen su mayor esfuerzo para otorgarlo.

Melani Rivera, de 8 años, expresó que a veces hacen muchas cosas, viajan pero a veces no porque sus padres tienen que trabajar; son pocas las oportunidades en que juegan juntos, aunque ven películas en casa.

La jovencita Isabela Nadales indicó que pasa suficiente tiempo con sus padres y que siempre comparte con su mamá, la lleva a música, ballet, “y charlamos mucho”. Agregó que salen también a compartir, y recuerda una vez que en su casa no había luz y jugó con su madre monopolio.

Kristina Hernández, de 11 años, manifestó que hacen varias actividades y que le encanta estar con su papá y su abuela, con quienes aprende a cocinar. Dijo que realiza con su padre deportes, caminan y visitan a sus familiares.

Gabriela Salazar, de 10 años, quien vive con su abuela, resaltó que aprovecha su tiempo y lo hace cerca de su casa aprendiendo a elaborar trajes de baño ya que desea ser diseñadora. También resaltó que pasa mucho tiempo con su abuela, quien le enseña a cocinar y le gusta porque su mamá también cocina.

El niño Fran Rivas acotó que comparte tiempo con sus padres, lo hace visitando los centros comerciales y entre las actividades que realizan juntos, están los juegos tradicionales, juegos de mesa como dominó y ludo y así disfrutan en familia.

Por su parte la jovencita Alejandra Martínez, de 13 años, resaltó que cada fin de semana sale de paseo con su mamá cuando se puede y si no, tratan de hacer muchas actividades juntas en la casa. Cuando se encuentra en su trabajo, la ayuda a ingresar los archivos a la computadora, para que su madre pueda pasar más tiempo con ella.

También acotó la jovencita que ellas ponen límites para el uso del celular en casa, comentan lo que hicieron en el día y conversan mucho.

María Gabriela Girot, psicopedagoga, precisó que por las circunstancias y la economía que estamos enfrentando, es época de reencontrarse con la vivencia espiritual y afectiva.

La especialista resaltó que es importante el encuentro de los padres con los hijos. “No hay nada más preciado que un padre vuele papagayo con su hijo, que le enseñe a jugar yoyo, que le enseñe a hacer un castillo a la orilla de la playa, algo que no cuesta nada, pero que para el niño es el mejor regalo que le puedas hacer a tu hijo, la vivencia y tiempo de calidad”.

Esa vivencia, explica Girot, se traduce en ese tiempo de calidad para el niño o joven, en un acercamiento afectivo que genera confianza, relaciones sólidas, seguridad, que van a ser recibidos por los factores de protección a través de enseñanzas, instrucciones de sus padres y abuelos, mejores aprendizajes que le puedes dejar al niño y el adulto del mañana.

La psicopedagoga puntualizó que “actividades como recorrer la playa y recoger caracoles, correr juntos, hacer deportes, montar bicicleta, aprender a pescar, son cosas que no cuestan nada, pero que aportan mucho a los niños y jóvenes. Porque los padres pueden darle todo lo que piden a sus hijos, pero si no tiene afecto y no recibe tiempo de calidad, siempre habrá en tu pequeño un vacío espiritual”.

Las madres y abuelas que se encontraban con los niños encuestados manifestaron que ese espacio que ofrecen padre y madre, y aún los abuelos, a sus hijos y nietos, es muy importante porque a través de ello aprenden a disfrutar de su niñez.

De igual forma expresaron que ese tiempo de calidad es lo más valioso que se le puede dar a los hijos y nietos, por considerar que de allí depende que sean mejores personas el día de mañana.

Los padres de los niños abordados puntualizaron que lo importante es que al niño se le pregunte ¿cómo está?, ¿cómo le fue en el día?, que el padre y la madre se acerquen y le den un abrazo, una caricia, que muestren interés por lo que hacen los pequeños. Por esa razón los padres deben tomar conciencia y compartir realmente en familia, sin teléfono ni videojuegos, no deben darle a los hijos todo lo que pidan, sino realmente calidad de tiempo, para conocer a su hijo o hija.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES