Porlamar
18 de octubre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






Robleros de fiesta con la Pilarica y su copatrono San Judas Tadeo
Celebran festividades de la Virgen del Pilar en la parroquia Aguirre del municipio Maneiro. El pueblo, conocido primero como Valle de Los Robles, en 1863 pasó a llamarse oficialmente El Pilar, con su caserío La Otra Sabana.
CARLOS VILLALBA-LUNA

Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

Procesión de la patrona Nuestra Señora del Pilar por las calles de la población. / Foto: ARCHIVO SOL DE MARGARITA

12 Oct, 2018 | Primero se conoció como Valle de Los Robles, y aunque no tiene fecha de fundación, sí se conoce que tuvo entre sus primeros vecinos al perlero español Pedro Moreno y al marino madeirense Claudio Moreno. El primero afincado en la playa a la que el tiempo dio su nombre; mientras el segundo se metió tierra adentro, entre tunas, guaritotos y conejos, a trabajar el duro suelo y a criar chivos. Luego, en 1863, por decisión de la Asamblea Constituyente de Nueva Esparta se le otorgó el nombre de El Pilar, designación utilizada en documentos oficiales.

Es la cabecera de la parroquia Aguirre del municipio Maneiro, subsumiendo en sus 15 kilómetros cuadrados de extensión al antiguo caserío de La Otra Sabana. El Pilar o Los Robles no es más que un solo pueblo, con sus tradiciones, vida religiosa y festiva, personajes, raigambre telúrica de sus hijos -de vocación comercial, política, gallera y jugadora-; mientras el tiempo transcurre afanoso entre la iglesia y la ceiba de la plaza.
Los Robles, camino de añejo paso obligatorio a Pampatar, Porlamar y La Asunción, y encrucijada de fe hacia la Virgen del Pilar y San Judas Tadeo, patrona y copatrono parroquiales, está de fiesta. Sus hijos de aquí y los avecindados en otras poblaciones de Margarita y de la Venezuela continental, cada 12 de octubre celebran a la Pilarica, reuniéndose alrededor de su santa patrona y compartiendo jornadas de misas, procesiones, bailes, peleas de gallos y sancochos, hasta despedir el mes con el copatrono San Judas Tadeo, cuya festividad es el día 28.

En otrora era famoso el galerón en el cerro de La Ermita, con los mejores espinelistas de Margarita y de Tierra Firme dedicando sus versos a la Santa Cruz, a la Virgen y al pueblo de El Pilar; y también se distinguían los robleros por su destreza a la hora de cazar conejo a tolete, y por su alto sentido artístico en la conformación de diversiones decembrinas.

Además, sobresalían por una gran pupila para los negocios, siendo en un tiempo los mayores comerciantes de perlas de la región y dueños de bodegas y abastos en Porlamar y otros pueblos. Por eso el cronista Ángel Félix Gómez, en “Margarita en 302 historietas”, señala que “los robleros son muy hábiles e ingeniosos, fama esta que recorre la Isla, y más allá a donde quiera que estos laboriosos hombres del mar y del campo han ido en busca del sustento”.

LA LEYENDA DE LA VIRGEN DE ORO
El 12 de octubre se ha hecho tradicional que el Obispo de la Diócesis de Margarita oficie la misa central. Ese mismo día, y al fragor del calor y de las bebidas para contrarrestarlo, los lugareños, muy dados a discusiones políticas, entablan otro tipo de controversia: el de la leyenda de la Virgen de oro. Pasan los años y la porfía sigue sobre la imagen celosamente guardada por albaceas robleros: ¿es de oro macizo la Virgen del Pilar?

Al respecto, hace algunos años, el desaparecido cronista del pueblo, Nicanor Navarro, terció en el asunto, aclarando aspectos relacionados con la venerada imagen. En su obra “Las Piedras de Nila”, Navarro indica que en pastoral visita que hiciera a Margarita en 1887 el obispo de Guayana, Manuel Felipe Rodríguez, máxima autoridad católica del Oriente venezolano, constató lo siguiente respecto al inventario de bienes de la iglesia de Los Robles: “se encontró una custodia de plata dorada, una imagen pequeña de la patrona (Virgen del Pilar), también de plata dorada y otra grande de madera”.

Así que por ningún lado estamos en presencia de una pesada estatuilla de oro macizo, razón por la cual el recordado Nicanor decía de las personas que se le acercaban para que les aclarara el asunto: “A todos los he remitido al texto de la ya famosa Santa Pastoral Visita –fechado el 10 de enero de 1887- para que cada quien se mate por su pulso”, dejando al discernimiento individual el optar entre la fabulosa versión popular y la realidad histórica.














Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES