Porlamar
19 de abril de 2019





EL TIEMPO EN MARGARITA 25°C






El virus de los Bolsonaros
Estos entrampados en la corrupción, la ineficiencia en la gestión gubernamental y un sistemático e irracional, por suicida, ataque a las clases medias, los núcleos universitarios científicos e intelectuales.
Walter Castro Salerno

27 Oct, 2018 | En los últimos tiempos, pero más propiamente desde el referendo que consagro la salida de la Gran Bretaña de la Unión Europea,("Brexit"), y el proceso electoral conducente al encumbramiento de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos de América,(noviembre 2017), se ha registrado un generalizado y nítido cuan violento reflujo de los movimientos progresistas, o sedicentes tales, tanto acá en América, como en Europa occidental. Han resucitado, en forma por demás espectacular, pero desde luego no por esperada menos traumatizante, aquellos viejos y oscuros demonios del populismo de extrema derecha, el racismo e intolerancia, el desprecio u odio ante los demás y las fobias hacia los nómadas y míseros emigrantes, las mujeres, los ancianos y desvalidos, los diferentes, los desclasados, los abandonados por la diosa fortuna.

Esos perversos monstruos, tan comunes en los escenarios europeos de la edad media en occidente, y proyectados hacia el horror de los totalitarismos del siglo XX en Alemania, con Hitler, la Unión Soviética, bajo Stalin e Italia, con el Duce Mussolini y la España de Franco y el Portugal con el Dr. Oliveira Salazar, han regresado, rebosantes de salud, mayor fuerza expansiva y atractivos hacia las capas medias y bajas de la población.

Les anima, exalta y mucho les ayuda, el hastío de las gentes hacia la incapacidad de los gobiernos liberales, demócratas o socialistas en mejorar la atención a sus problemas de los cuales el mayor es el de la inseguridad en los centros urbanos, el sistema de oclusión en los mecanismos de participación colectiva en la toma de decisiones, la corrupción y malversación de los fondos públicos, y el secuestro de las instituciones por cúpulas de profesionales de la política.

Solos, o aun coligados, estos factores no explican en su totalidad, el retroceso de los frentes u organizaciones de izquierda. En los Estados Unidos, los efectos de la inmigración clandestina, oriunda de las naciones latinoamericanas, en busca del "gran sueño americano" en las grandes ciudades, la desazón social y económica de las comunidades blancas en los cinturones del maíz y del trigo en los estados rurales del medio oeste, unidos al soterrado resentimiento aun palpable, en los antiguos estados esclavistas del sur, la Luisiana, Misisipi, Alabama, Georgia, y las Carolinas, y la Florida, esta bajo el influyente peso de la colonia cubana anticastrista, junto a la retorica chovinista, incendiaria y anti política de Trump, son la base explicativa de aquel reflujo.

Desde la zona austral de América, la Argentina, Chile, y Paraguay y luego Brasil, fueron surgiendo reacciones a los gobiernos popularistas de izquierda.

Estos entrampados en la corrupción, la ineficiencia en la gestión gubernamental y un sistemático e irracional, por suicida, ataque a las clases medias, los núcleos universitarios científicos e intelectuales.

Sin duda que aquí, lo que había sido un referente, en cierto momento positivo, como lo había sido el de Chávez, se convirtió con Maduro en la caricatura de aquel, y con un discurso agresivo, oliticas económicas erradas y resultados catastróficos, asustaron a vastas porciones de la oblación.

No solo de clases medias, sino de las clases trabajadoras. En Brasil, un antiguo militar, Bolsonaro, afecto entusiasta de las dictaduras que asolaron al país, y quien incluso había hecho carrera parlamentaria durante largo tiempo, declarado racista, xenófobo, machista y ultra se perfila ya como el próximo presidente de los Estados Unidos del Brasil. El virus Bolsonaro también tiene desde luego hondas raíces en la nación carioca.

Las diferencias estructurales de la economía de las regiones, entre el sureste industrializado, Rio de Janeiro, Sao Paulo, Porto Alegre, Rio Grande do Sul, Minas Gerais, y el nordeste misérrimo,/ ser tao/, la obscena corrupción de líderes, partidos y sindicatos, el efecto devastador del discurso y las acciones intimidantes contra la clase media y los trabajadores, del llamado presidente obrero, Nicolás Maduro, explican asimismo la propagación del virus Trump Bolsonaro.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES