Porlamar
19 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






El pequeño saltamontes
“Los precios, Pequeño Saltamontes, son el resultado del proceso de valoración intersubjetiva de los bienes existentes. Ningún burócrata, con buenas o con malas intenciones, puede intervenir arbitrariamente el flujo trepidante de este proceso sin provocar grandes daños para la sociedad”.
Manuel Narváez narvaezchacon@gmail.com

1 Nov, 2018 | Ante la devastación, la ruina y la miseria en todas las comarcas de la República Bolivariana, la secta del chavismo post originario se dirigió al Monasterio de Shaolin para suplicar al Maestro Po que viniera a Caracas, junto a su séquito de expertos, para dirigir un Taller de Formación en el Área Económica.

Entonces, ya instalados, Wilmar toma la palabra y humildemente dice: “Maestro Po, explíquenos cómo hacen ustedes para que los controles económicos sean eficientes.”
Y el Maestro Po responde con dulzura: “Mi Pequeño Saltamontes, está escrito en el Tao Te King ‘Cuando el gobierno es discriminatorio y rígido, el pueblo será malicioso y astuto. Cuantas más prohibiciones y reglas existan, menos virtuoso será el pueblo. Cuantas más armas posea el estado, menos seguro estará el pueblo. Cuanto más importantes sean los asuntos legales, más ladrones y asaltantes habrá.’ Por eso mi Pequeño Saltamontes, en China el 90% de las empresas son privadas y no las controlamos sino que las estimulamos y les damos facilidades para que produzcan muchas riquezas para sus propietarios y para la sociedad. En el Shaolin hemos leído con provecho el libro Un Pequeño Empujón (Nudge) de Richard Thaler, Premio Nobel de Economía 2017; te lo recomiendo.”

“¿Y los precios? ¿Ni siquiera los precios están controlados?”, inquiere un sorprendido Wilmar. “Los precios, Pequeño Saltamontes, son el resultado del proceso de valoración intersubjetiva de los bienes existentes. Ningún burócrata, con buenas o con malas intenciones, puede intervenir arbitrariamente el flujo trepidante de este proceso sin provocar grandes daños para la sociedad”, responde el Maestro Po.
Un poco desconcertado, Wilmar retoma la palabra: “Maestro Po ¿y qué hay de las ideas del camarada Mao, del Gran Salto Adelante, de la Revolución Cultural? ¿qué hacemos con lo que aprendimos en el Libro Rojo?.”

Enternecido por el patético candor del ministro aviador, el Maestro Po responde con paciencia infinita: “Pequeño Saltamontes, el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural fueron errores criminales del camarada Mao. La estatización y colectivización forzada que impusieron, terminaron provocando violencia y hambrunas que cobraron la vida de más de cuarenta millones de chinos. En cuanto al Libro Rojo del Gran Timonel -al igual que sobre el Libro Verde del Hermano Líder y Guía de la Revolución (Gadafi) y el Libro Azul del Comandante Eterno- te puedo decir que, aunque los colores son hermosos, no son más que una sarta de consignas que adoctrinan y embrutecen, adormecen el sentido crítico, promueven el culto a la personalidad y el sometimiento servil a las órdenes del déspota.”

Finalmente y casi con desesperación, Wilmar exclama: “Maestro Po, en el Shaolin ustedes ya no son de izquierda.” Esbozando una sonrisa condescendiente, el Maestro Po susurra con suavidad: “Mi Pequeño Saltamontes, dice el venerable Lao Tse ‘El Tao fluye por todas partes. Puede ir a la derecha o a la izquierda. Cumple sus tareas y completa sus asuntos, y no por eso recibe un nombre.’ También es bueno que recuerdes las palabras de Deng Xiaoping, el artífice del despegue económico de China, ‘No importa que el gato sea blanco o negro; mientras pueda cazar ratones, es un buen gato.’ Mi Pequeño Saltamontes, ojalá puedas liberar tu espíritu de toda la chatarra ideológica que te esclaviza.”




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES