Porlamar
19 de noviembre de 2018





EL TIEMPO EN MARGARITA 27°C






Los Simuladores
Hay otro tipo de oficiantes, a los que les luce más apropiado el calificativo de politiqueros, cuya ejecutoria se caracteriza por el uso de la simulación como postura para alcanzar y preservar posiciones de poder.
José Gregorio Rodríguez jotaerre577@gmail.com

2 Nov, 2018 | Los dirigentes políticos cuando construyen su liderazgo sobre la base de la formación permanente, dedicación al servicio público, ejercicio de la función pública con ética, transparencia y eficiencia a través del tiempo, están sostenidos sobre poderosas bases morales y son capaces de resistir cualquier prueba.

Hay otro tipo de oficiantes, a los que les luce más apropiado el calificativo de politiqueros, cuya ejecutoria se caracteriza por el uso de la simulación como postura para alcanzar y preservar posiciones de poder.

En Nueva Esparta desafortunadamente abundan estos últimos. Actúan como el difunto comediante venezolano, Joselo Díaz, quien en un sketch de su reconocido show de TV en los meses previos a cualquier elección presidencial en los tiempos de la IV República, colgaba en la pared del estudio un marco reversible, en el que por un lado se apreciaba el retrato del aspirante con mayores posibilidades de victoria y por el otro, exhibía a su principal contrincante.

Estamos en otra época y los timadores de la política actúan con otro "modus operandi". Son los tiempos del doble discurso, de fingir para ganar la simpatía del gobierno nacional y al mismo tiempo no perder el favor de quienes los respaldaron electoralmente.

La ejecutoria del gobernador de Nueva Esparta, abunda en actuaciones de este tipo.

Luego de resultar electo prometió no juramentarse en la Asamblea Nacional Constituyente y luego se apresuró, presto y solícito, a rubricar su compromiso con el poder originario.

Recientemente escaló y llegó más lejos a los ojos de sus correligionarios, cuando en ocasión de la visita de dos inspectores de la presidencia de la República ordenó a su jefe regional de salud, mostrar en las paredes de su oficina los retratos de Simón Bolívar, Hugo Chávez y Nicolás Maduro, las mismas imágenes que su jefe político había desalojado de la Asamblea Nacional en desacato en el año 2016.

Seguramente por eso, cuando habló en el acto para “celebrar” su primer aniversario como gobernador el pasado 15 de octubre, radicalizó su discurso en estudiado “acto de contrición” y afirmó que sólo tiene las opciones de la cárcel, la clandestinidad, la muerte o el exilio por su “inquebrantable” condición de opositor.

Como escribiera Nicolás Maquiavelo en El Príncipe: “Los hombres son tan simples, y se someten hasta tal punto a las necesidades presentes, que quien engaña encontrará siempre quien se deje engañar”. No creo este sea el caso de los habitantes de Nueva Esparta. A estas alturas del juego ya conocemos al protagonista de esta comedia.




Contenido relacionado












Locales | Sucesos | Afición Deportiva | Nacionales | Internacionales | Gente Feliz | Vida de Hoy | Semanario | Opinión


Nosotros | HISTORIA | MISIÓN, VISIÓN Y VALORES